Cuando hablamos de los coches autónomos, ya dijimos que la mayor barrera que tiene su implantación y popularización es el propio ser humano. Los conductores no parecemos dispuestos a renunciar a la sensación de libertad y poder inherentes a la conducción, otros...