De pequeño, para ir al cole, debía ir en autobús escolar. Como ya me gustaba todo lo relacionado con el automóvil, procuraba sentarme delante para poder ver la carretera (salvo cuando tenía que tenía terminar los deberes, entonces me iba al fondo) y siempre me llamó...