En invierno, con temperaturas más bajas, el frío, especialmente por las mañanas y por la noche, puede provocar heladas o precipitaciones en forma de nieve. No vamos a decir nada nuevo si recordamos que la adherencia de nuestro coche sobre una calzada con hielo o nieve...