Artículos etiquetados como Conducir con responsabilidad

Los accidentes de tráfico: sus causas (1)

Vuelco en cuneta definitivo

Recordando la clasificación sobre los siniestros de tráfico, en relación a su resultado, están los siniestros con sólo daños materiales. Su tramitación e incluso a título particular, con la declaración amistosa del accidente, no merece más aclaración que la del asesoramiento por parte de las aseguradoras. Por tal motivo, me centraré en aquellos accidentes de circulación con resultado de lesiones en las personas además de los daños ocasionados en los vehículos y otros ajenos a terceros como pueden ser los producidos en la vía o en terrenos privados.

Es posible contar con nuestra percepción de cómo pudo ocurrir el accidente, es decir, nos podemos hacer una idea de lo sucedido. Si además contamos con las declaraciones de las personas que han intervenido, podemos incluso reconstruir el siniestro. El problema se plantea cuando no existen versiones, no hay testigos y sólo se cuenta con indicios. Y haberlos haylos…

Leer más…

¿Cómo se clasifican los accidentes de tráfico?

Salida de vía

A primeros de año, me llamó la atención un comentario en un post de mi compañero Esteban sobre la disminución de la siniestralidad del 2011. Pues bien, como de costumbre, si veo que puedo dar mi opinión al respecto, extenderme sobre algo que, desde mi punto de vista, merece la pena comentar aportando algo nuevo, si cabe, sobre la educación y seguridad vial, me guardo el apunte en mi escritorio para que no se me olvide y cuando puedo lo saco a la luz para escribir sobre el asunto.

Es imposible llevar los comentarios al día por falta de tiempo, salvo aquellas discusiones que te hacen reflexionar, y que merece la pena dar una opinión al respecto, por tratarse de un tema que hablamos con frecuencia: los siniestros de tráfico. Por eso, hoy he tomado la iniciativa y me lanzo al ruedo para contestar a Antonio Serrano, sobre un comentario que cito textualmente:

Esteban, no quiero desanimarte, pero ni tú conoces las causas detalladas de los accidentes ni yo tampoco. Mal asunto combatir un problema sin conocer con exactitud sus causas, especialmente cuando pueden ser tan diversas. Se habla de «factores concurrentes», como la velocidad y las distracciones, pero en España se ignoran las causas reales de los accidentes, y éste sería el primer paso para poder dedicar más esfuerzo a lo más importante…

Leer más…

Los siniestros de daños materiales, también bajan

frontal

Son los llamados accidentes de ‘chapa’, es decir, siniestros que ocurren principalmente en vías urbanas y donde el perjudicado no es una persona, sino más bien los daños ocasionados en nuestro vehículo o indirectos, como suelen ser los daños ajenos a terceros. Igualmente como ocurre con los siniestros, con ocasión del tráfico, en donde se producen lesiones en las personas tenemos que tener claro que hablamos de accidentes involuntarios. En caso contrario, no sería un accidente como tal, sino más bien un hecho imprudente en donde se involucra directamente a una persona.

Para entendernos, hablaremos de esos pequeños golpes que con responsabilidad o sin ella pueden hacernos perder el tiempo equivalente a media jornada de trabajo. A unas malas, la asistencia en carretera nos llevará el coche al taller y nos dará incluso opción a continuar nuestro viaje. Pero no sin antes, echaremos mano de la declaración amistosa de accidentes para que nuestro seguro se ponga a trabajar y nos recuerde, entre otras cuestiones, las prestaciones cubiertas. Al final, alguien correrá con los gastos, ¿nosotros?, ¿el contrario?, ¿el seguro?…

Leer más…

Los deportistas deben dar ejemplo diario en seguridad vial

hector-barbera.jpg
No es la primera noticia, ni será la última que junta a un deportista de alto nivel con un evento relacionado con la seguridad vial… pero un evento que supone mal ejemplo. Hace unos días saltaba la noticia en las redes sociales y blogs, amén de los periódicos, de que Héctor Barberá dio positivo en un control de alcoholemia. Para quién no lo conozca, Héctor Barberá es piloto en el mundial de MotoGP, y es razonablemente conocido, un deportista de alto nivel y por tanto tiene una faceta de personaje público.

Como digo no es el primero ni el último, es más, en la piel de futbolistas tenemos decenas de ejemplos de incidentes y accidentes en los que destrozan mobiliario público y coches de alta gama por su… clara incompetencia al volante para controlar este tipo de vehículos. La razón de este artículo no es contar la noticia de Barberá sino reflexionar sobre su responsabilidad pública como claros influenciadores de jóvenes y no tan jóvenes.
Leer más…

Prohibir, obligar… formar

Gracias por cumplir las normas

A raíz del artículo de Morrillu sobre lo de hacer obligatorio el uso de protecciones en moto surgió uno de esos comentarios que es bastante recurrente cuando hablamos de seguridad vial. Lo firmaba Juan Quijano, y hacía referencia a la “manía de prohibir y obligar”:

¿Y si nos enteramos de una vez por todas que somos mayorcitos y que la gente sea responsable de sus decisiones? ¿Y si se deja de igualar la seguridad vial con prohibir y obligar?

A lo que otro comentarista, Marcos P Carmona, apostillaba:

Tiene que haber siempre margen para la libertad y la responsabilidad personal. El caso es prohibir, pero de formar a la gente, nadie habla nunca…

Prohibir, obligar, formar. Tres palabras que me dan que pensar. Pareado.

Leer más…

La herramienta más importante para circular seguro

El cerebro es la herramienta más alucinante del universo

¿Alguna vez os habéis preguntado qué característica del ser humano es la más importante a la hora de conducir? ¿Las manos? ¿El juego de pies? ¿La vista? Mi respuesta personal es, redoble de tambores: nuestro cerebro.

Ese kilo y medio del que tanto nos enorgullecemos. Esa masa gris que nos hace humanos (aunque sólo es de ese color cuando estamos muertos… en vida domina el rojizo del riego sanguíneo). Trillones de sinapsis al servicio de la racionalidad, analizando nuestro entorno y determinando las mejores acciones.

Por muy orgullosos que estemos del tesoro que guarda la tapa de los sesos tiene un enorme defecto. Pese a ser el ordenador más potente del mundo (para algunas tareas específicas), sigue siendo harto incapaz de analizar todo el universo a la vez. De hecho, ni siquiera puede procesar todo lo que tus cinco sentidos están captando actualmente.

Leer más…

Ante un siniestro vial, presta auxilio, ayuda, pero no te vayas

Sé lo que hicisteis este último verano

Una noche de verano, cuando volvían de una fiesta en coche, dos parejas de jóvenes en estado de embriaguez atropellan a una persona que transitaba por una carretera desierta. Confundidos y asustados, deciden arrojar el cadáver al mar. Quieren evitar el castigo de la justicia eliminando todas las pistas pero la conciencia les ahoga, tanto, que sufren pesadillas que no terminan

Es el argumento de una película de cine que no es nueva pero la rescato del archivo de mis favoritas para reflexionar sobre la conducta de los jóvenes. Si les parece, les invito a ver primero la película sé lo que hicisteis el último verano, basada en la novela de mismo nombre por Lois Duncan y luego me comentan.

En cualquier caso, sirve el argumento para demostrar que las conductas, vamos a llamarle, erróneas pasan factura a quién las comete. Evadir una responsabilidad no es corregir un error sino más bien cometer un error aún más grave. Por eso, esconderse es de cobardes y admitir un error es de valientes. No te compliques la vida y asume tu responsabilidad.

Leer más…

El coche autónomo Google y la responsabilidad del daño

Coche autónomo de Google

Ayer saltó la noticia de que uno de los coches autónomos de Google, esos que se conducen ellos solos sin la acción de una persona, causó una colisión múltiple cerca de la sede central de su empresa. Alarmados todos por lo que podría ser una rebelión de las máquinas o, siendo menos peliculeros, un fallo en el sistema (aunque dicho así también queda un poco de serie B), luego supimos que el golpe se lo había dado el robocoche, sí, pero mientras era conducido por un ser humano.

Nos quedamos sin noticia, chicos. Sin embargo, surge la necesaria reflexión sobre cómo se dirimirán las responsabilidades en un hipotético siniestro (o, sin llegar a tanto, una infracción cualquiera) en que se vea implicado un vehículo sin conductor, algo que, al paso que vamos, antes o después sucederá.

Leer más…

Víctima, perjudicado y cliente

quirófano por MEDAVAN

El 17 de agosto de 1.896, en el Cristal Palace londinense, Bridget Driscoll fue arrollada y muerta por un vehículo conducido por Arthur Edsall. Dicho conductor alegó ir circulando a 7 Km/h y haber gritado varias veces: ¡Atrás! mientras tocaba la campana repetidamente antes del atropello. En el juicio, el magistrado expresó el deseo de que tal cosa no volviera a suceder. A esto añado que, con toda seguridad, los familiares de la víctima tuvieron que aceptar incomprensiblemente cómo semejante suceso quedaba en un caso desafortunado, donde la máquina hace de las suyas a pesar de ser manejada por el hombre.

Ante semejante relato, pienso que se desaprovechó una ocasión histórica para que a través de una sentencia más firme, hubiera infundido un sentido más responsable en todos aquellos enfervorecidos seguidores de la nueva industria automovilística. Estamos hablando de una época en la que la ergonomía, por ejemplo, no existía. Por otra parte, el poder judicial contribuyó también a permitir que los siniestros ocurridos bajo la conducción de vehículos con o sin motor, fuesen un campo abonado para los que defienden inmoralmente primero a infractores y después a delincuentes viales.

Leer más…

La necesaria lucha diaria contra la soberbia

Calendarios

Por motivos que ya ni recuerdo, hace un rato me puse a mirar el calendario. Y cuando tenía la vista clavada en el pasado jueves de repente un rayo de lucidez iluminó un determinado camino sináptico en el interior de cráneo, y me dije «repámpanos, esta fecha me suena». En efecto, el pasado jueves era el tercer aniversario de mi permiso de conducción.

El momento en que el cuentakilómetros de mi coche de segunda mano marcaba 60000km menos es apenas un recuerdo distante y borroso. No me voy a poner en plan nostálgico, ni a hacer balance ni nada de eso (entre otras cosas, porque ya lo hice tras la primera añada, y repetir post quedaría algo feo, ¿no?).

Lo que realmente me sorprende es que la efeméride haya pasado completamente inadvertida hasta hoy. Seguramente, señal de que el manejo de un chisme de cuatro ruedas y casi un centenar de caballos se ha convertido en lo más normal del mundo para mi. Ya no es aquella utopía aventurera de las primeras prácticas, o de la primera salida en solitario.

Leer más…