Dar la cara públicamente, cuando uno se equivoca, es lo más sensato que se puede hacer a la hora de confesar un error o una acción o hecho que puede tener alguna repercusión social, sobre todo si se causan daños a terceros, o por el simple hecho de poner en peligro la...