Una posición correcta al volante nos dará un mayor control, mayor libertad de movimientos y, por tanto, mayor estabilidad dentro del vehículo. De esa forma, se retrasaría la aparición del cansancio y sueño, así como los efectos negativos que originan las distracciones...