El automóvil y la conducción tienen esa particularidad de transformar todo aquel que se sienta a su volante. Una persona nerviosa y viva puede convertirse en un conductor torpe e inseguro cuando se pone al volante. Del mismo modo una persona apacible y pausada puede...