Una infracción de tráfico puede cometerse por acción u omisión. Es decir, realizar una maniobra peligrosa como, por ejemplo, un cambio de sentido de forma indebida, la falta de señalización ante cualquier peligro de la carretera, así como cualquier otro hecho...