El margen para mejorar la eficiencia en la conducción incluye factores diversos del ADN del vehículo como sus materiales, la aerodinámica y, por supuesto, la naturaleza del neumático que se monte.