La prueba de humos, conocida oficialmente como test de opacidad, provoca cada año que miles de vehículos sean rechazados durante la inspección técnica (ITV). Concentrada de forma especial sobre los vehículos diésel, puede requerir que llevemos el coche al taller para una limpieza de «sus vías respiratorias».