De vez en cuando, un fabricante de automóviles descubre un fallo en uno o varios de sus coches, descatalogados o en venta, y tiene que hacer una *llamada a revisión*. Si un día recibimos una carta de la DGT solicitándonos que llevemos el coche a taller... no perdamos...