Nuestro vehículo, aparte de casi nuestra segunda residencia, suele ser nuestras piernas en nuestros desplazamientos habituales, de casa al trabajo y del trabajo a casa, o incluso, una herramienta de trabajo. Motivo más que suficiente para pensar que su cuidado y...