Bilbao se adelanta al resto de ciudades españolas y sitúa el límite de velocidad específico en 30 km/h con el objetivo de reducir la mortalidad en el municipio.