Si los crash-test de Euro NCAP se realizan a 64Km/h y determinan la seguridad de nuestros coches, ¿por qué los límites de velocidad se elevan hasta el doble?