Durante la pasada década, vimos algún intento por parte de las autoridades de dotar de marco legal a este gadget, común y extendido en el mundo de la moto. A principios de este año, la DGT expresó la intención de regularlos. Sin embargo, el covid-19 ha truncado la reforma.