A la hora de ponernos al volante ya sabemos que nuestro vehículo ha de estar siempre en perfectas condiciones, pero pocas veces nos paramos a pensar si nosotros nos encontramos en un estado adecuada. No creo que haga falta recordar que conducir no es como estar tirado...