Artículos etiquetados como Frenos del coche

Los frenos en las motos (3): pinzas

Frenando apurado

Aunque tengamos unos discos de freno de ultimísima generación, muy ligeros y resistentes, si no tenemos nada que ejerza presión contra ellos, no conseguiremos detenernos. Precisamente de eso vamos a hablar hoy, de las pinzas de freno, que son las encargadas ni más ni menos de apretar las pastillas contra la superficie del disco y de esta forma mediante la fricción, conseguir que disminuyamos la velocidad a nuestro antojo.

Su funcionamiento es bastante sencillo: el líquido hidráulico que impulsamos desde la maneta o el pedal de freno hace que el pistón o pistones situados en el interior de la pinza empujen las pastillas de freno. Pero algo tan sencillo ha ido evolucionando con el paso de los años. Primeramente en el tamaño de los pistones, luego en el número, posteriormente con la forma con la que están hechas y por último con el tipo de anclaje a la moto. Hablemos un poco de todo esto y conozcamos su historia. Leer más…

Los frenos en las motos (2): discos

Stoppie

El primer elemento en el que nos vamos a detener del sistema de frenado de las motos son los discos de freno. Creo que todos sabemos cómo son y dónde están… efectivamente, en las ruedas y giran solidariamente a ellas. Se fabrican en acero (las motos de competición de MotoGP usan discos de carbono) y se dividen en dos partes: una exterior que es la pista por donde las pastillas ejercen la fricción para detener la moto y una interior, conocida como araña, que es la que une esta pista exterior con la llanta.

La unión de los discos con las llantas no es fija sino que se realiza mediante unas arandelas que les permite cierto juego lateral. Es lo que se denominan discos flotantes y con ello consiguen que mantengan en todo momento un contacto perfecto con las pastillas de freno, absorbiendo las tolerancias laterales que sufren mientras se frena. Leer más…

Los frenos en las motos (1): tipos

Detalle freno

En su día, Jaume nos explico muy detalladamente los principios básicos de funcionamiento de los sistemas de freno, así como sus distintas variantes, problemas y ayudas electrónicas. Pero durante las próximas semanas, lo que haremos será darle una vuelta más y enfocarlo específicamente al mundo de las dos ruedas porque, los frenos en las motocicletas dan mucho juego.

Para empezar hoy y a modo de breve introducción, enumeraremos las diferentes sistemas que nos podemos encontrar. En las motos, la inmensa mayoría utilizan discos de freno aunque en algunos modelos de bajo coste o de baja cilindrada todavía siguen usándose frenos de tambor aunque solamente en el eje posterior. Delante, dependiendo de la potencia y estilo de la moto, se montan uno o dos discos de freno para conseguir mayor poder de frenado. Leer más…

La distancia necesaria para salvar tu vida (1)

Primer plano de un freno

Durante la semana pasada dedicamos un par de artículos a repasar unas cuantas ecuaciones de la Física de bachillerato y aplicarlas a una reducción de velocidad. Nuestro objetivo concreto era conocer la distancia que debe existir entre dos límites de velocidad consecutivos de forma que se puedan cumplir aplicando una suave frenada.

Sin embargo, las ecuaciones que obtuvimos son mucho más generales, sirven para describir absolutamente todas las frenadas de un vehículo (y también para describir las recuperaciones de velocidad, sólo habría que intercambiar las velocidades inicial y final; pero eso lo dejaremos para otro día). Así que sería un crimen no aprovechar que tenemos todos estos conceptos frescos para enumerar todos los factores que influyen en la distancia de parada.

Leer más…

Y tú, ¿frenas o retienes? (y 2)

Marca de un neumático

El lunes estuvimos hablando un rato sobre el freno motor, vimos qué era y por qué hoy en día los profesionales de la enseñanza de conducción avanzada le dan un poco de lado. Y vimos también que, con todo, hay muchos conductores que piensan que toda su frenada se debe a la fricción de las pastillas contra los discos cuando en realidad no siempre es así.

Y de ese matiz, del “no siempre es así” nos encargaremos hoy. Sí, porque en ese afán que tenemos muchos seres humanos por simplificar la realidad para comprenderla con mayor avidez, en ocasiones olvidamos que no hay una sola manera de frenar (o, más exactamente, de aminorar la velocidad de nuestro coche) sino varias, una para cada ocasión.

Y en cada ocasión merece la pena tener muy claro qué estamos haciendo con el coche y por qué. Ahora vamos a meternos en nuestro vehículo y vamos a enfrentarnos a tres situaciones. Dos de ellas son muy cotidianas en nuestro día a día. La otra, no tanto (espero).

Leer más…

Y tú, ¿frenas o retienes? (1)

Velocidad

¿Qué es mejor: restar velocidad usando el pedal del freno o dejando que el motor retenga el vehículo? ¿Qué es más recomendable: ir reduciendo marchas o simplemente frenar hasta la detención del coche? ¿Qué conviene más: pisar el embrague antes que el freno o el freno antes que el embrague?

En efecto, hoy voy a hablar del freno motor, un concepto que, a pesar de estar pasando horas bajas en la actualidad, a mí me sigue pareciendo un buen recurso para la conducción segura. Y voy a tratar del tema sabiendo que flota en el ambiente una cierta rivalidad entre quienes son firmes acólitos del motor como retenedor del vehículo y quienes defienden a ultranza el uso del pedal del freno de servicio.

Para empezar, nos situamos. ¿Qué es el freno motor? Como digo siempre en clase, que nadie abra el capó del coche buscando el emplazamiento de un frenomotor. El freno motor no es un cacharro, sino un concepto, y para explicarlo nos vamos a poner en la piel del conductor que va por ahí con su coche.

Leer más…

Síntomas de mal estado de los frenos: aprende a interpretarlos

frenosdisco.jpg
La situación típica cuando uno sale de viaje por vacaciones, por ejemplo ahora en Semana Santa, o circula con su coche tranquilamente, suele incluir acciones como “acelerar para conseguir la velocidad adecuada”, “girar el volante para negociar las curvas y maniobrar”, y “pisar el pedal del freno para disminuir la velocidad o bien detener el vehículo”. Junto a esas acciones van otras cuantas como seleccionar la marcha adecuada en cada momento, revisar los espejos, comprobar que tenemos combustible…

De todas esas situaciones, la menos deseable para convertirse en falsa es la que concierne a los frenos. Que fallen los frenos o que no nos respondan con eficacia cuando los necesitamos es un síntoma de que la cosa puede acabar francamente mal. Pero tranquilos, con un buen mantenimiento de los frenos podemos quitar una variable de incertidumbre para el funcionamiento de nuestros queridos amigos. Lo preocupante en general empieza cuando un amplio porcentaje de los conductores de este nuestro país no reconocen los síntomas que anuncian un próximo fallo de los frenos, o la pérdida considerable de prestaciones de frenado. Vamos a enumerar situaciones y “sentimientos” que pueden darnos pistas sobre cómo están los frenos, y qué podemos hacer.
Leer más…

Frenos, grandes desconocidos

Freno

Una de tópicos del cine: la secuencia comienza con el prota circulando con toda tranquilidad. En un momento dado, el director encuadra el pie derecho pisando el pedal del freno, y de repente pasamos a un primer plano de la cara de la estrella de turno, quien nos brinda su mejor cara de susto.

En resumen, los frenos no funcionan. Lo divertido es que, normalmente, no pasa nada; por lo menos no inmediatamente. El actor tiene un buen rato para lucir sus trabajados gestos de agobio intentando detener el vehículo.

En la vida real, no obstante, las cosas no suelen ser así. Si te fallan los frenos, lo normal es estamparse sin solución de continuidad. Sobre todo, debido a que eso de la frenada progresiva no está muy de moda.

Leer más…

Frenos, cuestión de buen mantenimiento

frenos.jpg

A veces los frenos nos avisan de lo que funciona mal. Otras veces podemos ser nosotros mismos quienes detecten a priori pequeñs problemas en el sistema de frenado. Hoy toca hablar sobre su mantenimiento. Por enésima vez conviene recordar que los frenos son imprescindibles en nuestra seguridad ya que se encargan de detener el vehículo y por ello tienen que funcionar con precisión ante nuestras necesidades.

Ya sean más antiguos, de tambor, o más modernos, de disco, el esfuerzo y el desgaste les afecta por igual y eso se traduce en frenadas más largas, irregulares y poco efectivas. El frenado de un vehículo no es simétrico. Las ruedas delanteras se encargan del 60% del mismo.

Leer más…

Cuando los frenos nos avisan

frenos-3.jpg

A pesar de que mi compañero Jaume hizo una serie completa sobre los frenos, hoy me voy a atrever a aportar un paso más, más bien dos pasos. El primero hará referencia a cuando son los mismos frenos los que nos dan pistas de lo que va mal en el sistema.

Quizás el método más sencillo de comprobar que tenemos un fallo es mediante el indicador luminoso: el símbolo de exclamación. Un indicador que quizás asociemos más con el olvido del freno de mano. Pero además de recordanos que tenemos el freno de mano puesto, también sirve para decirnos que el nivel del líquido de frenos es demasiado bajo o que las pastillas de frenos están muy gastadas. Está claro que su presencia en el panel de instrumentos se traduce en una visita al taller. Leer más…