Cuando conducimos, entre un 80% y un 90% de la información que percibimos nos entra por los ojos. Cuanto menor es la luz que nos rodea, más difícil se hace distinguir los colores. Eso nos ocurre a todos, y no debería ser un problema para aquellos conductores que gozan...