Conducir es una actividad peligrosa por definición. Cada vez que nos ponemos al volante asumimos un riesgo relativo de sufrir un accidente de tráfico. Aunque muchas veces los accidentes están provocados por factores externos, existen factores internos que podemos...