En España hay un figura normativa sobre la que existe cierto abuso y que ha dado lugar a un rara categoría de vehículos: los coches zombies