Los automóviles, lanzados en la carrera hacia la conducción autónoma (o casi), van incorporando una tecnología que hace unos años era impensable. Nuestros ojos se multiplican a través de diferentes cámaras: la cámara trasera, la cámara de aparcamiento, tanto laterales...