La velocidad es protagonista en muchos siniestros viales. Está claro que a más velocidad mayor será la gravedad del siniestro en caso de colisión. Por eso, debemos adaptar la conducción a las condiciones de la vía y, muy especialmente, a las ambientales como, lluvia,...