¿Son seguros los techos de cristal panorámicos de los coches?

seguridad techo panoramico

Cada vez son más los que se plantean equipar el techo panorámico cuando se disponen a comprar un coche. La realidad es que, hoy en día, es más sencillo ver este tipo de accesorios incorporados incluso en modelos de gamas medias-bajas, aunque rara vez van montados de serie en el vehículo, sino que se encuentran en la lista de equipamiento opcional.

Existe cierta desconfianza hacia estos elementos al evaluar la balanza de pros y contras. El calor y aumento de las temperaturas en el interior y, sobre todo, la seguridad pone en jaque a muchos a la hora de tomar una decisión. ¿Es por tanto recomendable incorporarlo a tu coche?

Techo panorámico, ¿sí o no?

No podemos dejar de lado las múltiples ventajas que tiene, en primer lugar, desde el punto de vista estético. Este accesorio da un toque de exclusividad a cualquier vehículo pues, a pesar de que actualmente es fácil verlo en prácticamente cualquier modelo de la gama, hace no tanto estaba reservado para los vehículos más premium. El cristal en la parte superior permite que entre la luz al habitáculo, creando una atmósfera más agradable y natural, más aún cuando el día está nublado y gris. La carrocería exterior también se ve influenciada por el contaste de color entre la luna tintada superior y el resto del coche.

seguridad techo panoramico

Tengamos en cuenta la diferencia entre techo de cristal y solar, el primero de ellos está fijo y no puede ser abatido o abierto para que corra el aire como sí ocurre con el techo solar. En estos últimos, encontramos numerosas ventajas que pueden ayudar a mejorar la sensación de mareo hasta servir como distracción para los más pequeños.

Por otro lado, el aislamiento acústico que ofrecen es algo inferior frente a los techos tradicionales pues, independientemente de que puedan cerrarse con cortinillas o filtros tintados ultravioleta, el cristal aísla menos que el hierro. Además, a pesar de que generan amplitud en el interior del habitáculo, la instalación del techo panorámico obliga a eliminar unos centímetros de altura para la cabeza, son más pesados y pueden influir en el consumo final del coche.

El calor en la nuca, un dilema en seguridad

En estas fechas en las que el calor aprieta, la opción de un techo solar puede resultar interesante ya que permite airear y oxigenar el interior del coche durante los viajes largos o tras largos ratos en aparcamientos de playa bajo el sol. Pero puede convertirse en una desventaja ya que, incluso con la cortinilla plegada, la fuerza del sol recalienta de manera directa nuestras cabezas.

El calor enturbia la concentración y tiene consecuencias directas en nuestra seguridad, provocando un efecto invernadero que aumenta la temperatura del coche más de 15ºC sobre la temperatura exterior. Si el vehículo queda estacionado, el calentamiento sí es mayor que en caso de disponer de techo metálico, algo que podría compensarse con un adecuado sistema de climatización que nos permite volver a conseguir un interior confortable.

En cualquier caso el techo panorámico suele estar tintado y, a no ser que conduzcas habitualmente por regiones de calor constante todo el año, no supondrá una gran molestia a considerar.

seguridad techo panoramico

Su seguridad en entredicho

Este es quizá un punto de polémica que tiene tantos defensores como detractores. La realidad es que, hoy en día, nuestros vehículos están preparados para montar cristales panorámicos de serie gracias a la rigidez y resistencia de sus carrocerías y los pilares longitudinales que los soportan. En este sentido, el cristal no se deforma dado su enorme grosor y la instalación en un sistema de anclaje profesional, pero ¿qué ocurriría en caso de rotura?

En caso de accidente con vuelco el techo de cristal es susceptible de romperse convirtiéndose en un elemento agresivo para los pasajeros en el interior, no sólo por los pequeños trozos de cristal que caerían, sino por permitir una amplia apertura a través de la que otros objetos externos podrían perforar. Si se produjesen una o dos vueltas de campana, el techo de cristal podría llegar a ser más frágil que el acero dejando el interior expuesto.

De cualquier forma, esto ocurriría en casos en los que la instalación del techo panorámico no se ha realizado a cargo de un profesional o si no está instalado de fábrica en el vehículo. Por otro lado, los fabricantes dedican sus esfuerzos en mejorar la seguridad de los modelos, probando materiales y componentes en los tests para introducir novedades e innovaciones que permiten mejorar nuestra seguridad y confort en el habitáculo.

seguridad techo panoramico

La tecnología, una vez más, al servicio de la seguridad

Quizá los primeros modelos de techo panorámico podían hacernos dudar en relación a su seguridad, pues pensar en sustituir una chapa metálica por un vidrio era sin duda muy perjudicial en caso de accidente. En la actualidad, sin embargo, la gran rigidez de la que disponen no afecta en absoluto a la estructura. El desarrollo de las nuevas tecnologías de fabricación permiten crear cristales de gran resistencia sobre chasis igualmente robustos, para incluso instalar techos compuestos de varias piezas sin mermar nuestra seguridad.

Es por ello por lo que su popularidad es creciente incluso en utilitarios urbanos, monovolúmenes, berlinas y todoterrenos. De igual manera que ocurre con el parabrisas, los vidrios del coche están templados, con una capa superficial comprimida y un vidrio interno traccionado, alcanzando la misma resistencia que un acero. Cualquier vendedor puede asegurar el correcto ajuste en la construcción de los techos panorámicos de cristal, pero el miedo de cada cual es libre y en estos casos prevalecen las cuestiones de confianza y determinación de cada usuario.

En Circula Seguro | ¿Por qué las lunas del coche son más que una protección invisible?

Imágenes | iStock FTiare Daniel Besic simonapilolla rusak