Semana Europea de la Movilidad 2020 o cómo alcanzar las cero emisiones en 2050

Jaime Ramos

23 septiembre, 2020

Un año más se ha celebrado la Semana Europea de la Movilidad. 2020 está siendo, sin duda, un año de retos y desafíos, en todos los sentidos. En esta ocasión, la campaña europea se centrará en un objetivo tan ambicioso como urgente: llegar en 2050 a las cero emisiones en el transporte en ciudad. ¿Cómo conseguirlo?

Impulsada entre el 16 y el 22 de septiembre, la Semana Europea de la Movilidad 2020 se ha visto afectada de lleno por la crisis sanitaria del covid-19. A pesar de los momentos difíciles que atraviesa la sociedad, resulta casi necesario no perder de vista los objetivos en seguridad urbana y alcanzar nuevos niveles de bienestar en las ciudades.

Cero emisiones en el transporte: una cuestión de salud pública

La sostenibilidad se ha convertido en un requisito imprescindible. Dentro de todas sus implicaciones encontramos la de rebajar en los próximos años la contaminación en el transporte. Se trata de un tarea obligada, dada la gran cantidad de consecuencias negativas de las emisiones, los problemas de salud que originan y lo que suponen para el sistema sanitario.

Y es que, solo en España, los científicos estiman que «los tubos de escape» provocan unas 10.000 muertes anuales. De hecho, si hablamos de covid-19, la OMS  y expertos de todo el mundo coinciden en que la gravedad de la enfermedad del coronavirus suele ser mayor en ambientes con altas cotas de contaminación. No es de extrañar teniendo en cuenta que ambos males afectan al sistema respiratorio.

Seguimiento de la Semana Europea de la Movilidad 2020

semana europea de la movilidad

La cita con la movilidad involucra a los 27 gobiernos de la Unión Europea, pero también a través de los municipios de los diferentes países. Se pueden sumar con diferentes iniciativas.

De hecho, en 2019 España encabezó la lista de los países. Según el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, «de las 3.136 ciudades europeas participantes 561 ciudades fueron españolas, con 2.202 medidas permanentes presentadas». En 2020, España no ha ocupado la primera posición en cuanto a número de municipios que se han sumado, sino la tercera, con 530. Austria y Turquía han aglutinado algunas ciudades más.

Al mismo tiempo, la campaña incentiva tres acciones específicas:

  • Actividades para fomentar el transporte seguro y limpio.
  • Establecer medidas beneficiosas permanentes.
  • El día sin coches.

¿Es posible alcanzar las cero emisiones en el transporte urbano?

La consigna de este año refleja uno de los objetivos más complicados. No es otro que erradicar las emisiones de dióxido de carbono para el año 2050.

Un hito histórico que pasa por afrontar unos cambios estructurales y evolucionar las ciudades hacia concepciones utópicas hasta la fecha. La Semana Europea de la Movilidad 2020 pretende, en esta ocasión, allanar el camino a las administraciones en la búsqueda de fórmulas.

Sobre la palestra regresan preguntas con no tantas soluciones. ¿Es posible una ciudad sin coches? ¿Cuánto tiempo queda para que todos los vehículos sean eléctricos? ¿Qué aspectos han de priorizar las ciudades inteligentes o smart cities?

Las autoridades españolas ya se plantean estos retos. En el marco de la cita con la Semana Europea de la Movilidad 2020, Barcelona ha anunciado que pretende reducir los desplazamientos en coche un 25% antes de cuatro años. Las autoridades de Madrid, de momento, no se han mostrado tan ambiciosas en esta ocasión, pero sí se ha anunciado nuevas líneas de bus y descuentos en BiciMad.

¿Qué cambios nos acercan a las cero emisiones?

semana europea de la movilidad

Repensar las ciudades desde el punto de vista de la sostenibilidad supone un esfuerzo mayúsculo que implica tanto a las autoridades, como a sus habitantes. Estos últimos son los más afectados por una transición que no siempre beneficia a todos. En España, lo hemos comprobado según se han ido implementado las zonas de bajas emisiones o la llegada del coche eléctrico. Vamos a repasar algunas de las tendencias actuales.

Electrificación total

Hoy en día, reducir las emisiones en el transporte es sinónimo de introducir más vehículos con motorizaciones eléctricas. Aunque modelos intermedios como los híbridos enchufables pueden contribuir a introducir el cambio, la opción definitiva es la apuesta por los modelos 100% eléctricos.

Claro que, para ello resulta necesario que el vehículo eléctrico siga venciendo sus impedimentos, relacionados con aspectos como el precio, su autonomía o la red de recarga. No obstante, constituyen escollos que demuestran que pueden superarse. La rentabilidad de coche 100% eléctrico jamás se había elevado tanto como hasta ahora.

Sacar al coche privado del centro de las ciudades

Una medida, no tan popular, pero que se muestra muy eficaz a la hora de transformar el ambiente de las grandes urbes. De hecho, se trata de una tendencia seguida por muchas de las grandes ciudades del continente. Oslo demostró hace más de cuatro años los beneficios de apuntar hacia este tipo de iniciativas.

¿Prohibir los modelos térmicos?


Nos lo planteamos como un interrogante, porque se trata de un asunto de una gran complejidad. En Noruega (de nuevo) llevan años ya con una planificación muy adelantada, y otros países del entorno europeo no han dejado de plantearlo. En España se ha puesto como límite el año 2040.

¿Es viable sacar de las ciudades al coche de combustión? El tiempo nos lo irá diciendo, lo que está claro es que se trata de una medida que está en la hoja de ruta de aquellas áreas que pretende las cero emisiones en 2050.

Los beneficios de la peatonalización

Relacionada con las anteriores, la peatonalización incluye una serie de beneficios preciados, y no solo en el ámbito de las emisiones. En materia de seguridad vial, los siniestros con ciclistas y peatones son una de las principales preocupaciones, dada su tendencia ascendente.

Bicicletas y VMPS como impulsores del cambio

El auge actual de la bicicleta y los VMP es innegable. De hecho, la crisis sanitaria ha incentivado más su utilización. Son soluciones urbanas que los expertos abrazan sin dudar, entre otros motivos, por la reducción de emisiones que conllevan.

Sin embargo, estamos lejos de un modelo que permita la integración de estos medios de transporte de forma masiva y segura. Nos encontramos en una fase en común que parece perdurará en el tiempo y en el que apostar por la convivencia entre vehículos es vital.

Inteligencia en forma de conducción autónoma y Big Data

semana europea de la movilidad

Estos factores tecnológicos están cada día más cerca de materializarse. Lo comprobamos con fenómenos como la seguridad vial predictiva, cuyas virtudes ya hemos tratado en Circula Seguro.

En el ámbito de las emisiones, van a contribuir en dos planos a alcanzar las cero emisiones. Por una parte, apurarán hasta las últimas consecuencias la eficiencia de los modelos actuales. Por ejemplo, el coche autónomo amenaza ya con reducir consumos y emisiones.

Por otra parte, apuntan directamente al cambio de modelo preciso sobre el que residirán las ciudades inteligentes y sin emisiones. Nos ayudarán a resolver incógnitas como la relacionada con el modelo del coche en propiedad. ¿Dejarán los coches de ser nuestros en 2050? 

Estos seis últimos factores de los que os hablamos se irán imponiendo, en mayor o menor medida, a lo largo de los próximos años. Ahora bien, se trata de un camino repleto de complejidad, para alcanzar un objetivo tan sencillo y claro.

En Circula Seguro | Todo sobre la anulación de Madrid Central: ¿qué supone y cuándo será efectiva?

Imágenes | iStock/AlxeyPnferov, iStock/Agaten, iStock/Danila Shtantsov, iStock/VictorHuang, iStock/kemirada, iStock/Halfpoint

--

Una iniciativa de: