Recuerdo a las víctimas de tráfico: ¿qué ha cambiado en los últimos 40 años?

Carlos R Vidondo

12 noviembre, 2020

Recordar la historia es mantener viva una parte de quienes han pasado por ella y la profunda huella que nos dejaron. Hoy se celebra el Día Mundial en Recuerdo a las Víctimas de Tráfico y, desde Circula Seguro, queremos rendir nuestro sentido homenaje en una fecha tan especial. La seguridad vial en nuestro país ha evolucionado de manera considerable a lo largo de las últimas décadas, pero aún queda mucho trabajo por hacer. Hoy, sin perder de vista el futuro, queremos echar la vista atrás para analizar qué hemos hecho mejor que ayer y qué nos queda aún por mejorar.

25 años de homenaje en el tercer domingo de noviembre

Esta fecha comenzó a adoptarse en memoria de las víctimas de tráfico hace ya un cuarto de siglo, con la colaboración de la Federación Europea de Víctimas de Carretera (FEVR) y otras asociaciones. Pero no fue hasta 2005 cuando se estableció de forma oficial. De conformidad con la resolución 60/5 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el tercer domingo de noviembre de cada año se dedica a celebrar esta conmemoración. Un evento que se extiende en cada vez mayor número de países de todos los continentes.

victimas trafico

Su difusión es de relevante importancia, no solo por ofrecer un espacio de recuerdo a las personas fallecidas en las carreteras, sino también por poner de manifiesto las necesidades que tiene aún por delante la seguridad vial. En la página web de WDoR podemos encontrar algunos de los objetivos de esta plataforma:

  • Alcanzar una respuesta legal a las muertes y lesiones en la carretera.
  • Ofrecer un mejor apoyo a las víctimas de tráfico y a sus familias.
  • Promover acciones para prevenir y detener más fallecidos por accidentes de tránsito.
  • Fortalecer las capacidades de gestión de la seguridad vial.
  • Desarrollar la infraestructura vial y la protección de los vehículos.
  • Mejorar el comportamiento de los usuarios de la carretera.
  • Proporcionar una rápida capacidad de respuesta ante la emergencia de un siniestro.

Aunque la batalla que libra la seguridad vial es la del día a día, esta efeméride se ha convertido en una herramienta de gran valor para concienciar a nivel mundial sobre las devastadoras consecuencias de los siniestros de tráfico. Este año tan diferente cobra más importancia, no solo porque celebramos el 25 aniversario, sino porque sirve de clausura al Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020. Y por ello, nos toca recapitular y comprobar qué objetivos se han cumplido.

La OMS, la FEVR y RoadPeace han elaborado conjuntamente un libro, «Día Mundial de Conmemoración de las víctimas del tránsito» que recoge todas las actividades y eventos que se realizarán. Además, podemos informarnos sobre una breve historia y la iniciativa de difusión a través de las redes sociales bajo el hashtag #WDoR2020.

1980-2020: Cuatro décadas de lucha contra las cifras

A lo largo de estos últimos cuarenta años nuestro país ha observado un descenso notable de las víctimas de tráfico. Las fuertes medidas implantadas a lo largo de los años nos han hecho rozar con los dedos el Objetivo Cero, algo impensable en la década de los 80 cuando más de 6.000 vidas se perdieron sobre el asfalto. Una cifra que, sin embargo, no reflejaba de forma precisa el número de fallecidos, dado que por aquel entonces sólo se contabilizaba a quienes morían en las primeras 24 horas tras del accidente. En los 80, la gran mayoría de los siniestros daban cuenta del enorme trabajo que teníamos por delante, primero, con el abuso de alcohol y drogas al volante; segundo, con el uso del cinturón de seguridad; y tercero, con los excesos de velocidad.

Julio de 1989 marca el máximo histórico en la curva de fallecidos, con hasta 732 víctimas de tráfico en un único mes. En tan sólo una década casi se llegó a duplicar el número de muertes en carretera.

Pero no es hasta el año 1993 cuando comienzan a contabilizarse los fallecidos a 30 días. Y, a pesar de esta ampliación en el rango de conteo, los 90 se consolidaron como una década de mejoría considerable. La curva de fallecidos descendió casi a los niveles previos a 1980, pese a que había repuntado el número de accidentes y al año negro de 1998 que extendió una tensa sombra sobre la entrada al nuevo milenio.

Pero muy al contrario. Los 2000 –y sobre todo desde 2005 con el nacimiento del Plan Estratégico de Seguridad Vial 2005-2008 de Pere Navarro– el número de fallecidos descendió un 30%. Una tendencia a la baja que continuó haciendo caer la curva hasta 2014, gracias entre otras cosas a:

  1. Aumento de controles y radares (2004): velocidad, uso del casco, alcoholemia, sistemas de retención…
  2. Entrada en vigor del carné por puntos (2006)
  3. Reforma del Código Penal (2008): endurecimiento de las sanciones por delitos de tráfico.

¿Y qué ha pasado en esta última década? Quizá lo que haya marcado el descenso y estabilización que hemos vivido más recientemente es consecuencia de la crisis económica. Después de 2008 se redujeron mucho los desplazamientos y, con ello, las muertes en carretera. En 2015 alcanzamos un mínimo histórico con 1.131 fallecidos en un año, que se vio eclipsado los tres años posteriores por un ligero aumento que hizo saltar las alarmas. El año pasado 1.098 personas perdieron la vida en las carreteras, alcanzando así el mejor dato desde los antiguos registros de los años 60.

La curva de siniestralidad vial de este 2020, sin lugar a dudas, apunta a verse condicionada por la pandemia de la Covid-19, los meses de confinamiento domiciliario y las restricciones a la movilidad entre territorios.

victimas trafico

Diferentes causas de accidente pero una misma consecuencia

Como hemos mencionado, la curva de siniestralidad vial no se ve afectada exclusivamente por lo que ocurre en carretera y debemos abrir el foco para encontrar sus causas. Por ejemplo, las dos décadas previas a los años 80 se ve muy influenciada por el baby boom y el aumento del poder adquisitivo de las familias españolas. Cada vez se compran más coches que se ponen en circulación y eso –junto a los arcaicos sistemas de seguridad– provocó un mayor riesgo de accidente.

El comienzo de los 80 está marcado por los coletazos de la crisis del petróleo y, a partir de 1985, por la recuperación económica. En los años 80 encontramos diversas causas de accidente, marcadas por los tipos de carretera y las costumbres dentro del habitáculo:

  • Las carreteras nacionales atravesaban el centro de los pueblos, algo que aportaba un enorme beneficio a los comerciantes, a pesar de que ese tráfico suponía un riesgo mortal para los viandantes.
  • El ocio juvenil de la década estuvo marcado por “La Ruta del Bakalao” y el consumo abusivo de alcohol y drogas (también al volante).
  • El cinturón de seguridad comenzaba a usarse en los asientos del conductor y el copiloto, pero raramente en los asientos traseros, dado que en muchos vehículos ni existían.
  • En el viaje de vacaciones cabían todos. El techo servía de maletero y, a pesar del tamaño reducido, no se respetaba el número de plazas adjudicadas.

Las condiciones económicas marcaron de nuevo la década siguiente, especialmente tras la enorme recesión de 1993. La prevención sobre las causas de accidente comenzaron a centrarse en el error humano, provocado por la fatiga y el exceso de velocidad. El uso de los sistemas de retención infantil tampoco se había generalizado entre los usuarios.

Pero es con la llegada de los teléfonos móviles y, posteriormente, la adicción a los smartphones donde vemos que la tendencia empeora. En la actualidad, las distracciones se han convertido en la causa principal de accidente de tráfico (33%), por delante de la velocidad (29%) y el alcohol (26%). Como podemos observar, a lo largo de los últimos 40 años el motivo de siniestro vial ha ido cambiando y adaptándose a nuestros usos y al contexto social-económico, pero las consecuencias fatales continúan siendo las mismas.

Concienciación vial: regreso a la línea dura en la DGT

victimas de trafico

Las campañas en los medios de comunicación han sido una de las mayores apuestas de la DGT para concienciar a la sociedad de la gravedad del problema con los accidentes. La realidad es que el número de programas en este sentido ha ido en aumento y su carácter ha evolucionado de forma paralela a las cifras.

En los años 80, la filosofía de la DGT comenzó siendo amable y simpática, evitando cualquier detalle agresivo visualmente. Por ello, se eligió la imagen de figuras comunicativas como Stevie Wonder y su famoso “Si bebes, no conduzcas” o aquella ardilla que “te lo aconsejaba como amigo”. Se obviaba así las imágenes impactantes a cambio de un tono suave y lleno de metáforas: una nuez rota simbolizaba el casco de un motorista.

Para 1992, y tras haber alcanzado el máximo histórico de fallecidos, se dio un giro radical de 180 grados. La estética dramática y realista de las campañas ganó terreno bajo el lema “Las imprudencias se pagan” y se preparó un gran presupuesto de difusión tanto en televisión como radio. Una línea dura que ejerció un enorme efecto y, en los últimos años, parece haberse retomado con el hashtag #VivoMuerto de la última campaña que pretende sacudir de nuevo al público.

Mirar al futuro, sin perder de vista el pasado

Este repaso a los 40 años de historia de nuestra seguridad vial da muestra de todo lo que se ha ido haciendo bien y las medidas que hicieron mejorar la curva. Sin perder de vista el futuro más próximo, celebrar eventos como el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Tráfico nos permite no olvidar lo que ocurrió y aprender del pasado.

victimas trafico

Debido a las circunstancias sanitarias, la celebración de esta jornada ha encontrado en las redes sociales un espacio muy interesante de reflexión y concienciación. Fundación MAPFRE ha querido sumarse como cada año y a lo largo de toda esta semana ha retransmitido coloquios desde sus cuentas de Facebook e Instagram. Han participado víctimas de siniestros que nos han contado su historia, cómo superaron la pérdida de sus seres queridos y cómo se recuperaron de sus lesiones.

Os dejamos un breve vídeo de lo que podréis encontrar en las redes de Fundación MAPFRE y os animamos a que disfrutéis del resto de eventos que organizará el WDoR en nuestro país.

En Circula Seguro | “La carretera tiene historias”: en qué se inspira el lema del Día Mundial de Víctimas de tráfico

Imágenes | World Day of Remembrance DGT Stock atlantic-kid Armastas PPrat flukyfluky

--

Una iniciativa de: