Cómo evitar los atascos

Redacción Circula Seguro

30 julio, 2021

Existen diversos estudios que aseguran que, como media, los conductores pueden llegar a perder hasta tres días de su vida cada año si se suma el tiempo que permanecen en los atascos. Pero no es sólo una cuestión de tiempo: en los atascos se consume más combustible y, por tanto, se libera una mayor cantidad de gases contaminantes a la atmósfera y, además, el nerviosismo y la ansiedad que generan a muchos conductores se traducen en mayores probabilidades de sufrir un percance.

Por ello, y dado que es ahora, en época de verano, cuando más atascos se producen, te ofrecemos unas indicaciones -muchas de ellas de sentido común- que podrán ayudarte a evitarlos.

Salidas escalonadas

Es una recomendación que venimos escuchando desde hace décadas. Y lo que quiere decir básicamente es que debes evitar las horas más habituales en los desplazamientos. A nadie le gusta pegarse un gran madrugón y a todos nos gusta apurar un día de verano hasta que se ponga el sol, pero, sin embargo, la clave del éxito para evitar un atasco es salirse, precisamente, de estos patrones tan habituales. Viajar al amanecer, a mediodía o por la noche es ir en contra del atasco, aunque si eliges la noche para viajar, extrema las precauciones ya que hay menos visibilidad y puedes tener más cansancio. Planifica más paradas. A cambio tendrás una densidad de tráfico muy baja.

Planifica tu ruta

A menudo introducimos nuestro destino en los navegadores y nos conformamos con la ruta más rápida sin explorar otras alternativas. Sin embargo, un plan B puede ser nuestra gran salvación para no permanecer durante demasiado tiempo atascados. Ten en cuenta que estas rutas alternativas quizá sean un poco más largas y requerirán de más combustible, pero a cambio te permitirán viajar de forma mucho más fluida y tranquila, tanto a ti como al resto de los ocupantes del vehículo. Otra ventaja es que las carreteras comarcales y las rutas secundarias te permiten disfrutar de paisajes que no verías desde la autopista, aunque no debes olvidar extremar las precauciones y seguir al pie de la letra las indicaciones de las señales de la carretera.

La tecnología, al rescate

Déjate ayudar por los medios tecnológicos. Internet, navegadores, teléfonos inteligentes…existen cientos de aplicaciones a través de las cuales informarse del tráfico que nos vamos a encontrar. Además de los medios oficiales, que disponen de cámaras de tráfico y que publican todas las incidencias que afecten a la circulación, existen otros medios en los que los propios conductores informan a los demás sobre el estado de determinadas vías. Si eres de las personas que desconectan digitalmente en vacaciones y has decidido no llevar ningún dispositivo contigo, tampoco tienes excusa: los equipos de radio de los vehículos actuales disponen de la función «Tráfico», que prioriza la información relativa al estado de las vías de circulación y cambia automáticamente la emisora para dar paso al boletín de información del Tráfico.

Ten en cuenta la meteorología

Aunque vayas a estar metido en el coche, las previsiones meteorológicas también te afectan. Una intensa tormenta con lluvia puede convertirse en un impresionante atasco cuando los coches aminoren su velocidad ante las condiciones climáticas adversas. Existen muchas aplicaciones que ofrecen previsiones meteorológicas, incluso por franjas horarias dentro de un mismo día.

Como curiosidad y para que te sirva de consuelo en caso de que no hayas podido evitar el atasco, te contaremos que el mayor atasco de la historia se produjo el 13 de agosto de 2010 en la carretera nacional 110 de China. Duró nada menos que 10 días y las filas de vehículos llegaron a superar los 100 kilómetros. ¡En los peores momentos del atasco, los conductores tan solo podían avanzar 1 kilómetro al día!

--

Una iniciativa de: