Nuestra responsabilidad en la siniestralidad vial infantil

Jose Ramon Martinez Fondon

26 febrero, 2021

En los últimos años hemos comprobado cómo las cifras de seguridad vial se han ido estancando. Un dato preocupante para nuestra propia salud, pero también para la de los más vulnerables e indefensos usuarios: los niños y niñas. Las cifras de mortalidad infantil en accidentes de tráfico, por bajas que sean, siempre son negativas. Y una cosa tenemos clara: la culpa siempre es de quienes los metemos en el coche con nosotros.

Primera causa de mortalidad infantil

siniestralidad vial infantil

El dato es tan contundente que abruma: los accidentes de tráfico son el primer motivo de mortalidad infantil en el mundo. Según la OMS, las lesiones producidas por siniestro vial son la principal causa de muerte en niños de entre 5 y 14 años, en cifras  globales. Aunque por diversos motivos lo es también en menores de edad y jóvenes en general.

El estudio “El impacto de los accidentes de tráfico con víctimas infantiles”, elaborado por la Fundación Abertis y la London School of Economics, profundiza más aún en las consecuencias de los accidentes de tráfico. En los países en desarrollo, las lesiones causadas en siniestros viales suponen el 90% de todas las muertes y la pérdida de años de vida como consecuencia de las discapacidades producidas.

En España, según la DGT, tenemos en niños de entre 0 y 14 años una tasa de mortalidad infantil por accidentes de tráfico de 5 víctimas por cada millón. Ello nos sitúa entre los cinco países de la Unión Europea con menor mortalidad, en la línea de otros segmentos de edad. Pero como decimos, cualquier cifra de fallecidos en este caso es especialmente negativa.

Repunte en la mortalidad infantil en carretera

A pesar de los avances, en 2019 vivimos en España un repunte de la siniestralidad vial con niños implicados, lo que rompió la buena tendencia que llevábamos en nuestro país. Según los datos de la DGT (aún sin cifras definitivas para 2020) ese año fallecieron en accidentes 32 niños menores de 14 años, de los cuales 19 iban como ocupantes dentro de un vehículo.

Comparado con 2018, vemos que supone un aumento de 7 víctimas con respecto al año anterior. Pero yendo al detalle, vemos que 6 de esas nuevas víctimas eran ocupantes de vehículo. Incluso una de ellas falleció en ciudad, algo que no ocurría desde hace tiempo. Todo esto sin contar con los heridos (290 hospitalizados y 6.630 no hospitalizados). Del total de ellos, 4.636 también eran pasajeros.

Estas cifras de siniestralidad ponen el foco de atención en el interior de nuestros coches. Muchos niños que resultaron heridos o fallecidos en accidente de tráfico, eran ocupantes de algún vehículo de los siniestrados. Esto es, estaban bajo la responsabilidad directa de algún adulto. ¿Qué es lo que estamos haciendo mal?

Niños fallecidos sin sistemas de retención infantil

siniestralidad vial infantil

Pues sí, las cifras nos responsabilizan a los conductores y ocupantes adultos en gran medida. Si bien en 2018 todos los niños fallecidos habían usado algún sistema de retención infantil, en 2019 cuatro de ellos se desplazaban sin usar ninguno. Es más, 6 niños con lesiones de gravedad y otros 22 heridos leves también sufrieron el percance sin  ir debidamente asegurado en el SRI.

A fecha de hoy aún no contamos con las cifras definitivas de siniestralidad del 2020. Las provisionales nos muestran 7 fallecidos de entre 0 y 14 años, un descenso que sería considerable si no fuera por la situación de confinamiento que hemos vivido el año pasado. Descensos similares se han dado en general en todos los rangos de edad.

A falta de conocer las cifras definitivas, no podemos saber si alguno de esos menores fallecidos carecían de SRI. Pero sí podemos sospecharlo teniendo en cuenta la relajación con los sistemas de seguridad que hemos tenido durante todo el año. En los meses de estado de alarma, han aumentado del 22% al 26% los casos de fallecidos en turismos y furgonetas que no llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Usar mal la sillita, o no usarla directamente

La Alianza Española por la Seguridad Vial Infantil informa de que en España cerca del 90% de los niños se desplazan con el SRI de forma adecuada. Esto quiere decir que aún hay al menos un 10% de padres o tutores que deciden prescindir de la sillita, o la utilizan incorrectamente. Desde la Guardia Civil explican que en muchos casos, pese a contar el vehículo con algún SRI, éste no está correctamente instalado o no se encuentra colocado en la mejor posición.

Fundación MAPFRE confirma esta realidad en sus diversos estudios publicados sobre el uso de SRI en España y Latinoamérica. Según esta entidad, aproximadamente en un 22% de las ocasiones las sillitas infantiles se encuentran mal instaladas en sus vehículos, a pesar de que el sistema ISOFIX ha destacado por su fácil y sencilla instalación. Y aún en el caso de que la sillita esté bien instalada, se estima que aproximadamente el 35% de los niños no están sujetos de forma adecuada.

Precisamente Fundación MAPFRE ha identificado los errores más comunes que cometemos a la hora de usar los SRI con nuestros menores:

  • No utilizar la sillita adecuada para el niño, según sus características físicas.
  • Dejar el arnés o cinturón de forma holgada, sin ajustar.
  • No fijar correctamente el cinturón a la hebilla.
  • Dejar dobleces en el arnés o cinturón.
  • No guiar los cinturones por el camino correcto.
  • Colocar una parte de cinturón por detrás del niño o por debajo del brazo.
  • Orientar la sillita de forma incorrecta.

Información poco clara y ausencia de normativa

siniestralidad vial infantil

Como vemos, a menudo las buenas intenciones no bastan. La European Transport Safety Council en su informe “Reducing child deaths on European Roads” de 2018 revela que el 27% de los usuarios creen que las instrucciones de uso de los SRI son poco claras. Esto supone no solo que los padres usen las sillitas de forma incorrecta, sino también que puedan acabar desistiendo y no las usen de ninguna de las maneras.

Para evitarlo, la AESVI insta a las instituciones a trabajar en dos líneas fundamentalmente: por un lado, mejorar la formación sobre el uso correcto los SRI; por el otro, lanzar campañas de concienciación social que fomenten su utilización. 

Fundación MAPFRE también ha alertado en el mismo sentido, pero achacándolo a las carencias de normativa o falta de regulación en muchos países, que impiden que el uso de los SRI sea generalizado a nivel global. Y es que de acuerdo a un informe de la OMS, solo 53 países en el mundo cuentan con una normativa adecuada sobre SRI, basada en la edad, peso y altura de los menores.

A este respecto, Fundación MAPFRE propone algunas medidas en su informe “La contribución a la seguridad vial de la supervisión del cumplimiento de las normas de circulación”:

  • Controles más intensivos en distintas semanas del año.
  • Comprobación por parte de la policía del uso del SRI, indistintamente del motivo inicial de la detención.
  • Retirar puntos por las infracciones de SRI.
  • Recordatorios sobre el uso de los SRI, obligatorios en todos los asientos del vehículo.

 Importancia del uso de la sillita

siniestralidad vial infantil

Si los expertos y autoridades insisten tanto en el uso de los SRI, es porque está más que demostrada su eficacia a la hora de proteger a los niños. Como ya hemos visto en Circula Seguro, las sillitas infantiles reducen la probabilidad de accidente mortal en aproximadamente un 90% en lactantes, y entre un 54% y 80% en niños de corta edad. También reduce en hasta un 95% el riesgo de lesión como consecuencia del siniestro.

Pero con el uso correcto de los SRI no solo protegemos a los más pequeños. En caso de colisión, si la sillita está mal instalada no solo puede suponer que el niño se golpee con alguna parte del coche o salga disparado por la luna, sino que también él o la sillita puede golpear a otro ocupante del vehículo, causándole graves traumatismos.

Definitivamente, los sistemas de retención infantil son un asunto muy serio de principio a fin. Debemos concienciarnos en la necesidad de su uso en todo momento, incluso en los trayectos más cortos, y de utilizarlo de la forma correcta para evitar cualquier riesgo.

Imágenes | iStock/SbytovaMN, iStock/scyther5, iStock/SbytovaMN, iStock/Galinast, iStock/Fred-D.

Editores

Una iniciativa de: