¿Nos deberían obligar a descansar en los trayectos largos?

descansar trayectos largos

Ya hemos hablado en otras ocasiones de los muy graves efectos que tiene en nosotros el cansancio cuando estamos al volante, y de la necesidad de parar para descansar y estirar las piernas. Cada vez son más comunes los sistemas tecnológicos que nos avisan en caso de peligro, pero a menudo insistimos en seguir conduciendo. ¿Debemos ir más allá?

La fatiga y el cansancio, un problema para todos los conductores

En este artículo la Fundación MAPFRE nos habla de dos consecuencias fundamentales de circular durante muchas horas seguidas: la sobrecarga mental, consecuencia de estar en permanente estado de alerta, y que hace que nuestra atención sobre el tráfico disminuya; y la sobrecarga física, debido a permanecer en la misma postura durante un tiempo prolongado, y que nos produce agarrotamiento y entumecimiento en determinadas partes de nuestro cuerpo. Como consecuencia, podemos sufrir una pérdida de rendimiento del 23% tras cuatro horas seguidas de viaje, y de hasta el 60% tras ocho horas sin parar. Esto se traduce en que nuestro tiempo de reacción puede ser del doble, lo que en carretera puede ser fatal: 66 metros a 120 km/h antes de pisar el pedal de freno.

descansar trayectos largos

Todas estos riesgos  se multiplican cuando estamos hablando de conductores profesionales, como por ejemplo los repartidores, camioneros o conductores de autobús. Se trata de un perfil especialmente vulnerable a los efectos del cansancio debido a las dificultades que conlleva su trabajo: estilo de vida sedentario, periodos de descanso irregulares, malos hábitos alimenticios  y situaciones de estrés por la obligación de cumplir con los plazos de entrega.

En el caso de los profesionales del camión, la situación se complica; pueden realizar jornadas semanales de hasta 80 horas, que se prolongan durante el fin de semana, y muchas de ellas en horario nocturno. De esta forma, la fatiga es un factor que se encuentra presente en el 20% de las colisiones en el transporte comercial por carretera; motivo por el cual ya hace tiempo que se reguló la duración de las jornadas de estos profesionales.

Tecnología que nos avisa de los síntoma del cansancio

descansar trayectos largos

Hace mucho tiempo que hablamos en Circula Seguro de las primeras tecnologías que ayudaban al conductor ante los efectos de la fatiga. Estos sistemas se centraban en la carretera y en la trayectoria del vehículo, y avisaban si el vehículo se salía del carril o circulaba haciendo eses. Posteriormente llegarían los más complejos, centrados en detectar los síntomas en el propio conductor, y que contaban con sensores de presión en el volante o cámaras con reconocimiento facial. Estos sistemas están ya presentes en todas las marcas del mercado, y la Unión Europea quiere que se incluyan de serie en todos los nuevos vehículos.

Para ello, se sigue trabajando en mejorar la fiabilidad de estos sistemas, pero también en aumentar sus funciones, como en la solución desarrollada en la Universidad de Valencia. Esta iría más allá del reconocimiento facial e incluiría sensores para medir la presión del conductor en el volante, su temperatura corporal o la posición de su cabeza (para evitar las temidas cabezadas). Un sistema de inteligencia artificial evaluaría el conjunto de todas las métricas para evaluar si existe realmente una situación de fatiga.

Obligarnos a descansar, ¿es posible?

Parar en trayectos largos

Uno de los escenarios que más se teme es que precisamente por contar con estas ayudas, los conductores hagamos menos caso a nuestros propios síntomas e insistamos en conducir bajo los efectos de la fatiga. Es una posibilidad que ya se produce en el colectivo de los conductores del transporte por carretera, por lo que su profesión se ha visto cada vez más regulada con el paso de los años.

El Artículo 7 de la normativa 561/2006 dice que “tras un periodo de conducción de cuatro horas y media, el conductor hará una pausa ininterrumpida de al menos 45 minutos”. Este control se lleva a cabo con el tacómetro, el dispositivo (antes analógico, ahora digital) que registra la actividad llevada a cabo por el conductor: kilómetros recorridos, velocidad, horarios de la jornada, etc. A su uso solo están obligados los conductores de vehículos de más de 3.500 kilos de peso o que puedan transportar a 9 personas o más. Sin embargo, cada vez son más los expertos que piden que esta medida se extienda a todos los conductores profesionales.

Parar en trayectos largos

Pero más allá del efecto disuasorio de las multas, todos estos sistemas no impiden realmente que un conductor pueda circular horas y horas sin realizar descanso alguno. Actualmente, algunos modelos de vehículos apenas lo sugieren con el símbolo de una taza de café en el panel. Como mucho, sistemas como el Safety Sense de Toyota pueden llegar a parar el coche si acabamos perdiendo el control. Pero viendo la polémica que ha suscitado el ISA y la posibilidad de limitar la velocidad, no parece factible que a corto o medio plazo se implanten sistemas que puedan llegar a bloquear nuestro vehículo.


Imágenes | iStock: vchal, SIphotography, AndreyPopov, Smederevac, metamorworks.

En Circula Seguro | ¿Qué es un sistema de control de velocidad inteligente?