Saca matrícula con tu vehículo

Redacción Circula Seguro

20 septiembre, 2021

Para poder circular con un vehículo por las vías públicas es imprescindible matricularlo. Todos los vehículos a motor y remolques y semirremolques con una masa máxima autorizada superior a 750 kilogramos, están obligados a ello, tanto si se trata de un vehículo nuevo, como si es uno comprado en el extranjero.

Vehículos de importación

Cuando se adquiere un vehículo de importación y necesitas utilizarlo mientras se está efectuando el trámite de la matriculación, puedes solicitar unas placas temporales (las llamadas placas verdes) que tienen una validez de 60 días. Aunque, se trata de una matrícula temporal, estos vehículos pueden ser asegurados sin ningún problema. Para efectuar la matriculación definitiva de este tipo de coches, los trámites varían en función de si el coche es nuevo (no matriculado anteriormente) o si es un coche usado. También varían si el coche ha sido adquirido en la Unión Europea e Irlanda del Norte, o en un país fuera de la UE. Te recordamos que, desde el 1 de enero de 2021, los coches adquiridos en la Reino Unido (menos Irlanda del Norte) tienen consideración de vehículos adquiridos fuera de la UE.

En la página de la DGT tienes acceso a toda la documentación que necesitas acreditar así como al coste de las tasas de matriculación. Muchos de los trámites se pueden realizar telemáticamente de forma muy cómoda. Cuando los hayas realizado deberás dirigirte a un centro autorizado de expedición de placas de matrícula con la documentación original del vehículo. Además, por temas de seguridad, normalmente te solicitarán el DNI, nombre, apellidos y dirección.

Los históricos

Por otra parte, los trámites de matriculación varían sustancialmente cuando se trata de vehículos históricos. ¿Qué hay que hacer para matricular este tipo de coches? Hasta el año 2017 estos vehículos debían tener una antigüedad de 25 años; recientemente, este periodo se ha ampliado hasta los treinta años. Además, para ser considerado como histórico, ha de tratarse de un modelo de coche que actualmente ya no se esté fabricando y, además, debe conservar todas o gran parte de las piezas de origen, o en su caso, que estas hayan sido construidas en el periodo de producción normal de las mismas.

Hay otra circunstancia por la que un vehículo puede considerarse histórico: cuando por sus características, singularidad, escasez manifiesta u otras circunstancias especiales, como por ejemplo haber pertenecido a alguna personalidad relevante o intervenido en algún acontecimiento de trascendencia, merezca acogerse al régimen de los vehículos históricos.

Laboratorio Oficial

En todos estos casos, este tipo de vehículos utiliza una matrícula diferencial. Si creemos que nuestro coche ha de acogerse a este régimen, tenemos que solicitar la inspección del vehículo por un Laboratorio Oficial acreditado por el órgano competente de la Comunidad Autónoma y aportar los documentos acreditativos que nos soliciten.

Una vez catalogado el vehículo como histórico deberemos acudir a una estación de Inspección Técnica de Vehículos de nuestra provincia, indicando que se trata de una inspección para conseguir matrícula histórica. Finalmente, una vez pasada la ITV, podremos solicitar en la Jefatura Provincial de Tráfico la rematriculación del coche como vehículo histórico. Es importante tener en cuenta que todos los pasos de este proceso implican un pago de tasas. Matricular un coche histórico no es un proceso barato.

De cualquier manera y, además del placer personal de disfrutar de una pieza única, poseer un coche histórico puede significar estar exento del pago del impuesto de circulación, así como una ampliación del periodo obligatorio de la ITV hasta los cinco años. También podremos acceder a seguros específicos para coches históricos, que suelen ser más baratos porque, entre otras cosas, solicitan que el propietario tenga un segundo coche en propiedad y haga una reducida cantidad de kilómetros al año.

El Código de la Circulación especifica que los vehículos históricos que no sean capaces de superar la velocidad de 40 km/h circularán por el arcén, si fuera suficiente y practicable.

Circulación

Los vehículos históricos no podrán circular por autopista o autovía si no alcanzan, como mínimo, la velocidad de 60 km/h. Asimismo, mediante resolución de la Dirección General de Tráfico podrá prohibirse, en determinadas fechas y vías, la circulación de los vehículos que no sean capaces de superar la velocidad de 80 km/h.

Además, la norma indica que aquellos vehículos que, por su antigüedad o características constructivas, no dispongan de los sistemas de alumbrado y señalización óptica exigidos por la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, no podrán circular entre la puesta y la salida del sol, ni en circunstancias que hagan necesario el empleo de tales sistemas.

--

Una iniciativa de: