Los 16 errores más habituales que no debes cometer en tu viaje navideño

Carlos R Vidondo

17 diciembre, 2019

Ya llegan las vacaciones de Navidad y comienzan las primeras escapadas a la nieve. Un periodo de diversión para pequeños y mayores en el que se aprovecha estas fechas para subir a las estaciones de esquí con mejores pistas. Pero también una de las épocas del año en la que más accidentes mortales se producen en nuestras carreteras por una sencilla razón: hay alrededor de 16 millones de desplazamientos. Las reuniones con amigos, el consumo de alcohol y las condiciones meteorológicas forman un cóctel que hace de la conducción una actividad de mucho peligro.

Planificar bien nuestro viaje navideño y conducir sin cometer errores va a resultar clave para poder disfrutar de nuestras vacaciones en la nieve sin ningún susto ni imprevisto. ¿Sabes ya qué errores sueles cometer en tu viaje de Navidad?

¿Cuál es la revisión básica de tu vehículo que nunca haces?

viaje navidad

Antes de subirnos al coche deberíamos de haber realizado unos días antes un sencillo mantenimiento. No es nada del otro mundo pero, aunque nos va a ahorrar disgustos, desgraciadamente, somos más descuidados de la cuenta. Con el frío, la presencia de nieve y hielo en la calzada aumenta y podemos encontrarnos con situaciones de bloqueo; nuestra manera de conducir varía y las condiciones a las que se enfrenta nuestro vehículo son más extremas. Por ello, recordemos los 5 aspectos que debemos revisar sí o sí  y que no solemos tener en cuenta:

  1. No rellenar los niveles: aceite, líquido limpiaparabrisas y, más especialmente, el del anticongelante. Llevar una botella de agua puede servirnos de salvavidas en una emergencia para enfriar el motor por debajo de los 90ºC, pero recordemos que el agua se congela a cero grados. Por ello, y con el frío externo, es imprescindible añadir el anticongelante, ya que si el agua se convirtiese en hielo, además de no cumplir su función de refrigeración, al aumentar su volumen también podría romper el circuito y nuestro motor.
  2. No mirar el estado de los frenos, la dirección y la batería: es recomendable realizar este paso en tu taller de confianza. Con las bajas temperaturas la batería es más propensa a descargarse.
  3. Circular con neumáticos desgastados: comprobar que tienen la presión recomendada y que el dibujo tenga, al menos, 1,66 mm de profundidad.
  4. Luces averiadas: cambia y sustituye los faros estropeados, comprueba las luces cortas, largas, las de emergencia y, especialmente las antiniebla.
  5. Escobillas que no limpian: deben de retirar la nieve, el barro y el agua de la lluvia con total eficacia.

Antes de salir de viaje siempre olvidas…

viaje navidad

No planificar el viaje con antelación y fiarnos únicamente del GPS no es el único error que cometemos viajando sin haber salido de casa. Hay muchos más que pueden arruinarnos las vacaciones y comprometer seriamente nuestra seguridad, aunque planear nuestro recorrido con tiempo es esencial. Estudiar el trayecto a través de un mapa o guía de viaje y conocer bien el camino, rutas alternativas, dónde comer, dónde repostar e incluso dónde dormir es importante.

Recuerda que la Dirección General de Tráfico dispone de un mapa y de boletines radiofónicos que se actualizan cada media hora con información sobre las condiciones meteorológicas y a la afluencia de tráfico. Aquí tienes los otros 6 errores en los que solemos caer antes incluso de salir:

  1. No dormir bien la noche anterior al viaje: es importante no levantarse con la hora justa ni realizar un desayuno rápido y abundante. Una buena idea es dejar una ropa cómoda y holgada lista la noche de antes del viaje para tenerlo todo a punto y no olvidarnos nada.
  2. No utilizar dispositivos de retención infantil: además de ir contra las normas, pones en grave peligro a los más pequeños. Usar unos SRI no homologados o mal adaptados a la estatura, peso y edad de tus hijos es otro error bastante común. De igual forma, debes disponer de dispositivos especiales cuando viaje con animales.
  3. Viajar en horas intempestivas: sobre todo si viajas con niños, hacerlo muy de madrugada o a última hora de la tarde ya sea para evitar el tráfico o para llegar a mejor hora, es un riesgo. A los más pequeños se les hará duro por tener que trasnochar o por viajar con una radiación solar alta. A los mayores nos afectará más aún el sueño y el cansancio. Por otro lado, es más probable encontrar placas de hielo al amanecer o al atardecer.
  4. Comer en abundancia: En los trayectos largos, es conveniente ingerir una alimentación ligera con alimentos ricos en proteínas y vitaminas, evitando las comidas grasas.
  5. Olvidar los papeles: debes llevar siempre los originales o copias compulsadas del Permiso de Circulación, la ficha de la Inspección Técnica de Vehículos y el recibo en vigor de su seguro. Si viajas por un país fuera de la Unión Europea, es necesario llevar la Carta Verde, además del Permiso Internacional de Conducir.
  6. Herramientas contra la meteorología: guarda siempre en la guantera un rascador de hielo, una linterna, una botella de agua, un botiquín de primeros auxilios, un juego de multiherramientas, luces y fusibles de repuesto, el chaleco reflectante y el triángulo de emergencia. Por supuesto, no olvides las cadenas o las fundas de tela para los neumáticos o, en su defecto, un juego de neumáticos de invierno o all-season.

Durante la conducción te despreocupes de…

viaje navidad

Ya estás en el coche y aún puedes estar cometiendo algún fallo que te ponga a ti y a tu familia en peligro. La vía puede convertirse en una pista de hielo por lo que la primera recomendación será la de evitar las zonas sombrías o arboladas de los laterales de la calzada. Además, recuerda adecuar tu conducción y la velocidad a las condiciones especiales de la calzada con las bajas temperaturas y la nieve. Pero, ¿qué errores cometemos cuando estamos al volante? Aquí encontramos los 5 más comunes:

  1. Poca suavidad en la conducción: manejar sin brusquedad el volante, el acelerador y el freno evitará que nuestro coche patine. Utilizar una relación de marchas alta y llevar el acelerador a punta de gas favorecerá a que el motor vaya lo menos revolucionado posible. Aumenta la distancia de seguridad y evita los adelantamientos.
  2. No poner cadenas o no saber ponerlas: en carreteras nevadas su uso es imprescindible, por lo que no dudes en ponerlas. Si te haces un lío con las cadenas tradicionales, hay muchas alternativas que van desde las fundas de tela hasta los neumáticos de todo tiempo que pueden ser más de tu elección.
  3. Llevar el maletero hasta los topes: siempre que sea posible, evita el exceso de equipaje y usar la baca del vehículo. En caso de llevar muchas maletas, procura que no haya elementos sueltos en el interior que puedan ser proyectados en caso de frenada o en cada curva de montaña.
  4. No abrocharse el cinturón de seguridad: sobra decirlo pero hay que hacerlo. Llévalo siempre tú y el resto de ocupantes.
  5. Comer y beber durante la conducción: Si tienes que comer, beber o hablar por teléfono, hazlo mientras paras a descansar cada dos horas.

Y una vez en tu destino… Ten en cuenta que si se aparca en una zona con riesgo de heladas, no hay que utilizar el freno de mano, ya que las pastillas se pueden quedar pegadas al disco por la congelación. Deja una marcha puesta, y coloca alguna piedra o elemento para frenar el coche. Además, levanta los limpiaparabrisas, ya que el peso de la nieve puede romper los ejes. En caso de inmovilización por una fuerte nevada hay que aparcar dejando vía libre a las máquinas quitanieves, apagar el motor y no abandonar el vehículo si no existe un refugio cerca.

En Circula Seguro | Cuál es la mejor hora para salir de viaje en coche (también estas navidades)

Imágenes | iStock Михаил Руденко Vera_Petrunina Aleksandr Zhurilo zoff-photo

--

Una iniciativa de: