¿La seguridad en competición no es trasladable a la calle?

Sergio Marcus

7 mayo, 2008

Seguramente no sea el único que se lo haya preguntado alguna vez, pero aprovechando el tremendo accidente que padeció Heikki Kovalainen en el pasado Gran Premio de España de Fórmula 1 – para los que estéis más desconectados, un impacto frontal contra una barrera de neumáticos a más de 200 km/h -, y tras comprobar que por suerte, Heikki salió ileso de tal impacto, no puedo dejar de preguntarme: ¿por qué esa seguridad a prueba de todo tipo de accidentes no la tenemos en nuestros coches de calle?

Y esa misma pregunta me asalta cuando veo los accidentes de los coches de Rallyes, mucho más cercanos a los turismos, que tras dar 5 o 6 vueltas de campana a velocidades de infarto, y dejar el coche entero como un acordeón, *acaban con el piloto y el copiloto saliendo del coche por su propio pie*, y lo que es más increíble, después de abrir la puerta como si nada.

Desde luego, esa magistral idea de proteger al piloto sobre todas las cosas es algo que se intenta trasladar a la calle, pero no se logra con la misma eficiencia. Puedo llegar a entender que se recurra a motivos económicos para descartar la viabilidad de traspasar esa tecnología a la serie, pero la pregunta demagógica es: ¿cuánto vale una vida? La fibra de carbono es carísima, y parece impensable ni tan siquiera mencionar determinados materiales para emplear en los vehículos de calle, pero no me cabe la menor duda que ese debe ser el camino a seguir.

Otro motivo a menudo empleado para descartar aplicar la seguridad de los Rallyes a nuestros coches es el estético. Está claro que un coche de calle con una jaula de barras de acero en la parte trasera es algo que no parece demasiado atractivo, por no hablar de la utilidad, pero también entiendo que entre las complicadas estructuras de seguridad empleadas en los coches de Rally y lo que tenemos hoy en día en nuestros turismos *habrá una solución intermedia*.

A mí me daría igual tener una barra en diagonal bien puestecita entre los asientos traseros y el maletero si eso implica una mejora en la seguridad. Es más, creo que en los tiempos que corren, *muchos conductores estarían dispuestos a sacrificar buena parte de las comodidades de los coches actuales en pro de la seguridad*.

Mientras tanto, y cada vez que veo un accidente de estas magnitudes, no dejo de pensar que el trabajo que queda por hacer es muy importante, pero *los resultados merecen la pena*.

--

Una iniciativa de: