El desayuno es nuestro motor de arranque pero… ¿Y si tenemos un viaje largo?

Carlos R Vidondo

16 julio, 2020

Antes de coger el coche para irnos de vacaciones es importante planificar bien el recorrido. Igual de esencial resulta un correcto desayuno antes de un viaje largo pues, como sabemos, es la comida más relevante del día. En un viaje largo la digestión favorecerá que tanto conductor como pasajeros disfruten con total seguridad del trayecto, algo que la DGT defiende en su guía Comer bien y conducir mejor. Tan perjudicial resulta conducir con el estómago vacío como hacerlo tras una comida abundante. La somnolencia, la fatiga y la falta de concentración se asocian a los problemas digestivos y eso, al volante, es un riesgo que podemos evitar.

¿Qué alimentos dificultan la digestión y nuestra conducción?

Aclaremos uno de los grandes mitos de la conducción: no es necesario energía extra para ponerse al volante. Una dieta diaria de 2.500 kilocalorías es más que suficiente, teniendo en cuenta que en un viaje extenso podemos consumir alrededor de 1.000 kcal. En este sentido lo que sí resulta imprescindible es una buena hidratación y llevar una botella de agua siempre a mano.

desayuno viaje

No debemos salir sin tomar un correcto desayuno antes de un viaje en coche, pero hay que poner atención sobre qué alimentos ingerimos para no dificultar nuestra digestión. En general, todos los productos con exceso de azúcar no serán nunca recomendables, pues provocan picos glucémicos seguidos de caídas de glucosa en sangre. De acuerdo con Jonathan Little, autor en The American Journal of Clinical Nutrition “tomar un desayuno bajo en carbohidratos y ricos en grasas saludables (aguacate, AOVE) a primera hora del día es la mejor forma de prevenir cuadros hiperglucémicos”.

Debemos evitar la bollería ultraprocesada (croissants, magdalenas y galletas industriales), bebidas azucaradas (zumos con azúcar añadido o cacaos solubles) y chocolates por debajo del 75%. El café es una buena opción estimulante, pero nunca en exceso dado que pueden generar taquicardias, agitación o irritabilidad. Los picantes (especias) o ciertas legumbres (baked beans) tampoco son recomendables, ya que aumentan la temperatura corporal, provocan flatulencia, reflujo e hipersecreción de jugo gástrico.

Alejemos a los niños de los productos procesados

En la actualidad, una gran cantidad de productos dirigidos al desayuno de los niños contiene altos porcentajes de azúcares añadidos, colorantes, potenciadores de sabor y aditivos. Por ello, y dado que son los más pequeños quienes más sufren los mareos en el coche, debemos de tener especial cuidado con lo que desayunan antes de comenzar el trayecto. Este tipo de sustancias artificiales –que se incluyen en los cereales, bollería y bebidas– resultan muy palatables y sabrosas pero generan contraindicaciones que, en el coche, las convierten en un riesgo: somnolencia, fatiga, cansancio, mareos, náuseas, sensación de pesadez y saciedad.

¡Ojo con la leche!

desayuno viaje

La leche forma parte de nuestra rutina del desayuno, pero antes de un viaje largo en coche puede no ser la opción más recomendable. Es una bebida que suele hacernos sentir “pesados”, dado que tarda bastante tiempo en ser digerida y estimula al organismo a producir mucosidad. Por otro lado, muchas personas no digieren bien la lactosa o son intolerantes a ella. En el coche, podemos notar síntoma de náuseas, incluso varias horas después de su consumo, por lo que se recomienda acompañar el desayuno de bebidas más ligeras como el té o las infusiones. En relación con esto, otros alimentos muy grasientos como el bacon o las salchichas tampoco serán lo más adecuado.

Algunas ideas para desayunar antes de un viaje largo

Para realizar un buen desayuno antes de salir con el coche lo mejor es tomar alguna bebida que nos estimule para no caer en la somnolencia matutina. Un café o un té con hielo (para refrescarnos de este calor) son la mejor alternativa a los chocolates y cacaos. La cafeína y la teína aumentan nuestra concentración en la carretera. Con las infusiones hay que tener cuidado, pues algunos tipos como la tila, la melisa, la valeriana, la flor de azahar o la pasiflora suelen usarse para ayudar a conciliar el sueño.

El menú ideal de desayuno debería incluir, al menos, alguna hortaliza o verduras como entrante (tomate, pepino, aguacate), proteína de carnes poco grasas (pavo o pollo), hidratos de carbono como la fibra (pan, cereales integrales) y fruta no ácida (manzana, plátano, pera, uvas o melón).

desayuno viaje

Desayuno 1: Café y tostadas con embutido

Prepara tu cafetera italiana con café molido, siempre es mejor si es 100% arábica puesto que el tueste es natural y con propiedades más intensas. Evita el café torrefacto, el de mezcla y el soluble pues tienen altos niveles de acrilamida. Corta el pan integral y tuéstalo, para echarle un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y una pizca de pimienta. Las tostadas pueden incluir tomate rallado con una loncha de jamón, un sencillo revuelto con queso o perejil, o aguacate en rodajas con algo de salmón ahumado. Una sinergia perfecta que incluye alimentos de tipo proteico. Para terminar, escoge una pieza de fruta de verano como el melón, la sandía, higos o una nectarina.

Desayuno 2: Té con tortilla francesa y fruta

Durante miles de años el té ha formado parte del estilo de vida de personas de todo el mundo, que han buscado en esta bebida sus propiedades curativas. Escoge el que más te guste según su intensidad:

  • Blanco: muestra potencial en la prevención de diabetes, enfermedad cardíaca y cáncer.
  • Verde: como el matcha, con antioxidantes que ayudan a disminuir la presión sanguínea. Mejora la concentración.
  • Rojo: existen variedades como el Pu-erh, el Oolong o los de frutas del bosque. Tienen aroma ricos y amaderados y mejoran la digestión.
  • Negro: se somete a una oxidación más intensa lo cual le da su sabor característico, fuerte y sólido. Además posee más teína.

Bate un par de huevos, salpimenta y añádele los ingredientes que más te gusten: jamón y queso, surtido de setas, calabación en daditos, etc.

desayuno viaje

Desayuno 3: Agua saborizada y yogur con cereales integrales

Ahora que llega el verano y corremos el riesgo de deshidratarnos durante las largas horas de coche, un desayuno con agua fresca es ideal. Una combinación perfecta puede ser agua, un par de hielos y frutas, verduras, hierbas o especias son sus aromas exprimidos. Puedes utilizar las que más te gusten, pero te recomendamos que pruebes con limón, naranja, miel, hierbabuena, cilantro, arándanos, granada, mango y kiwi. Una gran opción es congelar una caja de uvas y utilizarlas a modo de hielo.

Para acompañar tu refresco, vacía un yogur griego o kéfir en un bol y combínalo con unos granos de avena y fruta variada troceada. La mezcla de plátano y fresa con pizcas de chocolate nunca falla.

Disfruta con seguridad de tus viajes en verano y comienza bien el trayecto incluso antes de subir al coche. Un desayuno cuidado no sólo mejorará tu seguridad al volante, sino también tu estado de ánimo, concentración y bienestar.

En Circula Seguro | La importancia de la dieta saludable como elemento de seguridad activa del conductor

Imágenes | iStock AnaBGD Arx0nt Plateresca Halfpoint evgenyatamanenko

--

Una iniciativa de: