Las distracciones también circulan a pie

Redacción Circula Seguro

12 mayo, 2021

En los últimos diez años el número de viandantes atropellados ha aumentado en un 28%. El mal uso de las nuevas tecnologías, concretamente las distracciones que provoca, está detrás de muchos de ellos: más de medio millón de españoles reconocen haber sufrido algún percance directamente relacionado con su smartphone tanto cuando iba al volante como cuando caminaba por la calle, tal y como revela el último Informe de Distracciones realizado por el RACE. 

Viandantes aislados de su entorno 

Ocho de cada diez viandantes utilizan el móvil mientras caminan por la vía pública. Los usos más habituales son “escuchar música” (un 44% confiesa que se trata de una práctica habitual) o hacer y recibir llamadas (un 28%). Estas prácticas provocan el fenómeno llamado «peatones zombis»: viandantes completamente aislados del entorno en el que circulan -especialmente cuando usan auriculares- y que, por tanto, no tienen la capacidad de responder a los estímulos, señales o códigos que regulan su papel en la circulación vial.  

Multas para peatones 

Aunque la mayor parte de los percances relacionados con estas circunstancias ocurren en las ciudades, el mayor número de fallecidos por esta misma razón se produce en las vías interurbanas. Es importante saber que el incremento de estas situaciones de peligro ha obligado a muchos ayuntamientos a introducir en sus ordenanzas sanciones específicas para los peatones, por ejemplo, por cruzar la calle por zonas no habilitadas fuera de los pasos de peatones, saltarse un semáforo en rojo, invadir un carril bici o, incluso, caminar demasiado despacio por ir mirando la pantalla de un móvil. 

Un problema global 

Algunos países, incluso, han tenido que revisar su código de la circulación para atender a esta nueva circunstancia. En el caso de Suecia, por ejemplo, tuvieron que introducir una señal de advertencia de peligro – triangular con los bordes rojos- en la que aparece una pareja caminando al tiempo que consultan sus teléfonos móviles sin atender a lo que ocurre en su entorno. La señal, presente desde 2016 y que comenzó a popularizarse en las calles de Estocolmo, sirve de advertencia a los conductores.  

No es el único país. En la ciudad de japonesa de Yamato -a unos treinta kilómetros de Tokio-, decidieron prohibir directamente a sus ciudadanos el uso del teléfono móvil mientras se desplazaban por la vía pública. En Isan (Corea del Sur), una de las capitales tecnológicas del mundo, instalaron luces intermitentes y rayos láser en los pasos de peatones para llamar la atención de los viandantes que se desplazaban con la mirada puesta en su pantalla. En Chonqging (China) han llegado a abrir carriles de telefonía para peatones que van abstraídos con sus teléfonos y en Honolulu, capital de Hawai, han tenido que promulgar la llamada “Ley de la Caminata Distraída” a través de la que se puede multar a un peatón que envía mensajes de texto mientras cruza la calle.  

Cansancio visual 

El abuso de la tecnología durante la pandemia también ha repercutido en la aparición del llamado cansancio visual digital y de una visión lejana borrosa, dos aspectos muy a tener en cuenta en la circulación de los peatones, junto al riesgo que suponen las mascarillas por el empañamiento que producen en las lentes de las personas que usan gafas.

¡No te despistes!  

--

Una iniciativa de: