El casco o la vida

Redacción Circula Seguro

24 mayo, 2021

El uso del casco marca la diferencia para que, en caso de colisión o caída en moto, ciclomotor o bicicleta, un percance no llegue a convertirse en una tragedia. No hay discusión en este punto: el casco reduce las lesiones y su gravedad. Y, sin embargo, no es pequeño el número de personas que aún se resiste a su uso. No sólo hablamos de motos y bicicletas, la introducción de los nuevos vehículos de movilidad personal (VMP) en las ciudades ha incrementado tanto el número de percances en las vías, como las dudas entre los usuarios respecto a la obligatoriedad de llevarlo o no.

Diversas normativas

Las normativas varían mucho entre países, incluso entre regiones o ciudades. Pero lo que no cambia, independientemente del lugar en el que nos encontremos, son las advertencias de los profesionales médicos que reciben en urgencias a este tipo de lesionados: las consecuencias de un traumatismo craneal tras caerse de un VMP pueden ser muy graves, o incluso fatales, motivo por el cual cualquier medida que ayude a la protección de sus usuarios es de vital importancia. Aquí merece la pena destacar que el traumatismo craneoencefálico es la primera causa de muerte e incapacidad en la población menor de 45 años en los países desarrollados, y que casi la mitad de esos traumatismos craneoencefálicos que se producen al año son debidos a siniestros de tráfico.

Lo que ocurre en un impacto

¿Qué ocurre exactamente cuando un usuario de VMP sufre una caída? ¿Cómo le ayuda el casco? Cuando un motorista, ciclista o conductor de patinete sufre una caída es habitual que su cabeza golpee contra el suelo, otros vehículos u objetos del mobiliario urbano, produciéndose una lesión por el impacto directo. A esto se le suma que el movimiento del cuerpo -cabeza incluida- lleva una velocidad durante la marcha que, en el momento del choque, se reduce bruscamente. Sin embargo, el cerebro continúa moviéndose dentro del cráneo en la dirección que lleva el cuerpo, choca contra la pared interna y se desplaza después en la dirección opuesta. Esto es lo que se llama impacto interno y es capaz de provocar desde una “pequeña” lesión cerebral hasta la muerte.

Si quieres saber qué ocurre cuando no llevamos bien abrochado el casco, pincha aquí

Protección interna y externa

Llevar el casco correctamente puesto cuando se produce un choque cambia completamente esta situación. En primer lugar, el casco actúa como barrera entre la cabeza y el objeto contra el que se impacta. Luego, la estructura del casco se encarga de absorber parte de la energía, con lo que el cerebro golpeará con menos fuerza contra el cráneo. Otro efecto que se consigue con el casco es la dispersión de la fuerza del impacto de tal manera que la fuerza no se concentra en una sola parte de la cabeza.

Ten en cuenta que además de las heridas cerradas -se denominan así a las lesiones que se producen cuando el cerebro recibe una sacudida dentro del cráneo-, en un impacto también se pueden producir heridas abiertas, es decir, fractura o penetración del cráneo, algo que el casco también evita que suceda.

Homologación

Recuerda que para que el casco te proteja es fundamental que esté bien colocado y que sea del tamaño adecuado, es decir, que quede bien sujeto a la cabeza una vez puesto. Por supuesto, aparte de elegir siempre modelos homologados, ten en cuenta que la tecnología también puede suponer un plus para tu protección: ya hay modelos de cascos diseñados para conductores de VMP que integran en su parte posterior luces de tipo LED que, además de anunciar la presencia, también cuentan con indicadores lumínicos que avisan al resto de conductores de la dirección que se va a tomar. Incluso, los nuevos materiales que se utilizan para su fabricación aportan ligereza sin restar seguridad, y los sistemas de acolchado, confort y ventilación hacen que su uso sea cada vez más cómodo.

Sin excusas

El precio no es excusa, ya que los hay para todos los bolsillos, así que desde Fundación MAPFRE te recomendamos que, independientemente de la normativa de tu ciudad, región o país, te pongas el casco desde la primera pedalada que des en bici, o desde los primeros metros que recorras en moto, motocicleta o patinete eléctrico.

Si quieres ver un pequeño vídeo con los consejos básicos sobre el uso del casco, accede aquí.

Te puede salvar la vida. ¡No te lo quites de la cabeza!

--

Una iniciativa de: