¿Existe un momento ideal para cambiar de coche?

Jaime Ramos

25 enero, 2021

La edad del parque automovilístico ha persistido como factor de riesgo durante los últimos años. La crisis económica, las normas anti-contaminación y las nuevas tecnologías de seguridad han influenciado a la hora de tomar la decisión de comprar un vehículo nuevo. Nunca estuvo más vigente el interrogante: ¿cuándo hemos de cambiar de coche?

Es una cuestión atemporal y que, tarde o temprano, vamos a terminar por plantearnos. Va íntimamente relacionada con otra. ¿Cuándo podemos considerar viejo a un coche? La respuesta es compleja, pues depende de diferente variables. Lo que está claro es que la edad del vehículo incide de forma directa en la seguridad. No solo por el desgaste implícito, sino porque los nuevos modelos que saltan al mercado ofrecen tecnologías de seguridad más avanzadas.

La envejecida pirámide poblacional del parque automovilístico

Comprar un coche

Esto explica que la antigüedad media de los turismos afectados por un accidente con víctimas mortales estuviese en 2016 en 13,6 años, según recopilaba la DGT. El ente público avisaba por entonces de que el riesgo de muerte se dobla en caso de transitar en un vehículo que supere los siete años de vida y se triplica al sobrepasar los diez.

Dos años después, en 2018, la DGT informaba de una reducción de la media de edad de los vehículos, que se quedaba en 12,4 años. Los expertos apuntan que hasta 2022 no se conseguirá un descenso significativo. Algo que la crisis con la Covid-19 amenaza con alargar.

ANFAC (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones) nos da una perspectiva más a largo plazo. La cuota de turismos y todoterrenos con más de una década en 2018 ascendía hasta el 61,6% del parque. Solo una década antes esta cuota de edad era del 35,7%.

No todos envejecemos igual

Coches años 90

Hay que considerar que estas estadísticas se aplican a gran escala. Y es que, dependiendo de cada modelo y del tipo de conducción vivida, los mantenimientos, el envejecimiento se puede adelantar o retrasar. Igual que a los humanos la genética o una vida de excesos puede pasarnos factura en la tercera edad, la seguridad en los vehículos antiguos presenta grandes diferencias entre especies.

Sigamos con la analogía humanos-vehículos. En nuestro caso, medicina, higiene o alimentación elevaron en los últimos siglos la esperanza de vida hasta niveles de récord. Esta tendencia se traslada a los vehículos a modo de soluciones tecnológicas, sobre todo las relacionadas con la asistencia a los conductores.

Cómo saber qué tenemos que debemos de cambiar de coche

Mantenimiento de coche

En general, los coches se consideran:

  • Nuevos hasta los tres años (cinco años en el caso del segmento lujo) o los 40.000 kilómetros.
  • «Adultos» a partir de los cinco años o hasta los 70.000 kilómetros en los que el desgaste no suele derivar en complicaciones relevantes.
  • Viejos al pasar la frontera de los 9 años o los 150.000 kilómetros.
  • Zombies. Sí, hay vida después de la muerte de un vehículo, pero tiene que ver con una problemática jurídica.
Esta clasificación estándar se ha de distinguir de lo que se denomina como vida útil de un vehículo, en la que pueden intervenir diferentes elementos. La motorización es quizá el más crucial de todos. La vida útil de un motor diésel es distinta a la de un gasolina:
  • Diésel. Suelen alcanzar los 400.000 kilómetros con los «debidos cuidados», o no llegar a los 200.000 si ha abusado de la genética de compresión.
  • Gasolina. Como ocurre con los diésel, será complicado alcanzar los 200.000 kilómetros sin un mínimo de respeto y decoro mecánico. De hacerlo, lo normal sería llegar a los 250.000 kilómetros.
  • Eléctricos. Dependerá en buena medida de la variante eléctrica, sobre todo en relación con la batería. Aunque la superioridad mecánica del motor eléctrico le hace más resistente al desgaste, su edad se vincula más a la vida útil de la batería, que suele fijarse («con pinzas») en los diez años o 200.000 kilómetros.

¿Cuáles son los signos del envejecimiento para cambiar de coche?

Panel instrumentos viejo

En Circula Seguro ya afrontamos en su día la cuestión de cuándo cambiar de coche o reparar. Sin embargo, el panorama actual y las nuevas tendencias de la automoción han cambiado. Además, esta vez nos centraremos en las señales que afectan directamente a la seguridad. Entre estas, podemos encontrar algunos signos del envejecimiento que nos harán meditar sobre si debemos cambiar de coche:

  • Averías recurrentes o constantes que nos conviertan en parroquianos anuales del taller.
  • Pérdida de líquidos o sudoraciones en juntas y manguitos
  • Signos de combustión defectuosa que pueden notarse en el cambio de color de los humos de escape.
  • La carrocería se ha deteriorado hasta el extremo.
  • Los componentes del habitáculo que influyen la conducción (volante, asientos, pedales, controles, etc.) no ofrecen la respuesta de antaño o la que deberían.
  • Ruidos y vibraciones anómalos. Merecerían un capítulo aparte. Dependiendo del origen del ruido o vibración, podría resulta un problema. Especial atención merecen los provenientes del motor, embrague, transmisión, dirección, suspensión o frenos. Si además, van acompañados de una respuesta física del coche en la conducción, suponen un riesgo para la conducción.

Con todo, no todo depende de nuestra sensibilidad sensorial. La inteligencia electrónica de los modelos suele avisarnos a modo de testigo de que algo no marcha como debería.

La tecnología actual retrasa el envejecimiento

Sistemas ADAS

Esto no es un anuncio de cosméticos para automóviles. El factor tecnológico está llamado a suponer un alivio histórico en la siniestralidad. No es algo nuevo. Lo veíamos hace unos años con la integración masiva del airbag o del control de estabilidad ESP, que pasó a ser obligatorio en 2011.

En la ecuación tecnológica, no podemos obviar que es el factor humano la causa de la gran mayoría de siniestros. La nueva generación de modelos que integra tecnologías ADAS ataca directamente a este factor. Constituyen una serie de sistemas que asisten a la conducción. En este sentido, en 2022 todo coche nuevo deberá contar con asistente de velocidad inteligente, sistema de manteamiento en carril o aviso de atención, entre otros.

Los estudios revelan que estas soluciones pueden prevenir la mitad de las colisiones o hacer más seguro la conducción con nieve, el hielo o la lluvia.

La tendencia con los ADAS rescata la Teoría de la Relatividad para la edad de los vehículos. Es decir, cuanto más joven sea el vehículo, mayor probabilidad de que su conducción sea más segura y ya no solo por su parte, sino por lo que aporta a la hora de asistir a evitar un error humano, gracias a esta revolución no solo en la seguridad pasiva, sino también en la activa.

De este modo, se está generando un hueco generacional importante entre los modelos de la anterior década y la de esta. Evidentemente, la vida eterna de una mecánica es un concepto utópico e, incluso, irrisorio para los fabricantes. Sin embargo, lo que se está consiguiendo es reducir el impacto de la edad en relación con la seguridad.

El factor de la contaminación

Madrid Atocha

En este milenio y, sobre todo, en el último lustro ha surgido un nuevo factor de envejecimiento para los modelos. Hablamos de la salud y la emisiones contaminantes. Las políticas anti-contaminación marcadas desde la Unión Europa han alcanzado un giro narrativo culminante con la reducción del objetivo de emisiones de 95 g/km CO2.

La cuestión se ha convertido en una urgencia institucional que se ha materializado en fenómenos como las zonas de emisiones de las ciudades, que limitan el tránsito a los vehículos más viejos que, por lo general, son más contaminantes.

Cambiar de coche se ha convertido en una prioridad no tan esperada para algunos conductores que necesitan o desean un nuevo modelo para superar las limitaciones a la movilidad. En España, la frontera de edad para los coches la marca el etiquetado de la DGT, en relación directa con las normas Euro.

El consenso de que el parque automovilístico necesita renovarse hacia estándares más sostenibles es mayoritario. Sin embargo, sí que existe un debate a la hora de cómo acometer este objetivo. En cualquier caso, lo positivo es que, cada vez más, cambiar de coche aspire a ser, no una cuestión de seguridad o salud, sino de confort o gusto.

En Circula Seguro | ¿Cuándo sale rentable comprar un coche eléctrico?

Imágenes | iStock/nortonrsx, iStock/Burak Fatsa, iStock/LuckyBusiness, iStock/nastenkapeka, iStock/Joaquin Corbalan, iStock/MaZiKab, iStock/Dmitro2009 y Volvo

--

Una iniciativa de: