Cámaras contra el uso del móvil al volante

Redacción Circula Seguro

14 de junio de 2022

Las distracciones son la principal causa de percances en nuestras carreteras y representa todo un problema e importante desafío para las autoridades. Según los datos de siniestralidad de la Dirección General de Tráfico, en 2020 se registraron en las carreteras españolas 319 siniestros mortales relacionados con las distracciones -lo que representa el 31 por ciento sobre el total- y, en ellos, el factor concurrente fue, en su mayoría, el uso del teléfono móvil. Se denomina factor concurrente a todas aquellas circunstancias relacionadas con las personas, los vehículos o las infraestructuras que han podido ser causa de ese siniestro.

Estrés y falta de concentración

Actualizar el perfil en redes sociales, chatear a través de herramientas como el WhatsApp, o consultar el correo se han convertido en comportamientos demasiado habituales para algunos conductores. Concretamente, el 22 por ciento de los mismos afirma utilizar el móvil mientras conduce y, en la gran mayoría de los casos, afirma que incluso ha llegado a enviar mensajes a través de WhatsApp, lo que puede provocar estrés y falta de concentración, dos factores sumamente peligrosos en la conducción.

Tres tipos de distracciones

Se estima que enviar mensajes mientras se conduce o interactuar manualmente con el GPS del coche en ruta multiplica por 23 el riesgo de sufrir un percance, ya que esta actividad reúne las tres formas de distracción:

  • Distracción visual: los ojos van leyendo la pantalla del smartphone y se apartan de la visión de la carretera, por lo que se pierde el control de cualquier situación inesperada que pueda ocurrir.
  • Distracción cognitiva: la mente está en plena actividad pensando en el texto del mensaje y no puede concentrarse en lo que está sucediendo durante la conducción.
  • Distracción manual: los dedos están tecleando los botones correspondientes a los caracteres del mensaje por lo que no están sujetando el volante.

Es tal el riesgo que entraña combinar el uso del teléfono con la conducción que no es de extrañar que los propios fabricantes de vehículos estén incorporado a sus modelos el modo de “no molestar”, que se activa en cuanto nos sentamos al volante o que el uso de Android Auto o Carplay también se haya extendido. Es importante también tener en cuenta de que usar el móvil con manos libres mientras conducimos reduce drásticamente la atención al volante: un 36% en el caso de una llamada relajada, un 40% en el caso de una llamada estresante y un 53% en el caso de una conversación por WhatsApp.

Endurecimiento de las normas

La propia DGT se ha encargado de endurecer la norma y las sanciones al respecto. La última reforma de la Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial incluye cambios importantes en las multas por utilizar los dispositivos móviles. De esta manera, si un agente detecta que el conductor lleva el móvil en la mano -ni siquiera hace falta que en ese momento lo esté utilizando- la multa es de 200 euros y se producirá una retirada de seis puntos del carné de conducir.

Pero no solo los agentes de tráfico pueden detectar el uso de los teléfonos móviles. También hay una serie de cámaras situadas en las carreteras que pueden detectar el uso indebido de los teléfonos móviles. Lo cierto es que estas cámaras no son nuevas. Hace cinco años se instalaron 225 dispositivos inicialmente diseñados para controlar el uso del cinturón de seguridad. De ellas, en la actualidad están operativas 216 que de ubican, en su mayoría, en carreteras secundarias -un 60 %-, mientras que el 40 % restante están instaladas en autovías o autopistas.

La provincia que mayor número de estas cámaras aglutina es Sevilla (20), seguida de Málaga (18) y Zaragoza (14). Tanto A Coruña como Cádiz empatan con 13 cada una. En Cataluña y País Vasco no existe ninguna cámara de estar características por tener la competencia de tráfico transferida al gobierno autonómico.

Revisión manual de las denuncias

Las imágenes captadas son enviadas al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas. Allí, un software analiza las imágenes y filtra aquellas que son susceptibles de conllevar una sanción. Estas últimas son revisadas manualmente para comprobar que no hay errores y pasar a la tramitación de la denuncia si corresponde.

Para que la denuncia sea válida, es obligatorio que se pueda leer correctamente el número de la matrícula, la fecha y la hora a la que fue tomada la infracción y se pueda ver al conductor utilizando, o sujetando con la mano, el teléfono móvil.

Soportes para una correcta colocación del móvil

También es importante prestar atención al tipo de soporte en el que va colocado el teléfono móvil dentro del vehículo. Si bien no se prohíbe ningún soporte específico, la norma establece que «el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos». De esta manera, si hubiéramos colocado de una manera incorrecta el teléfono podríamos enfrentarnos a una multa de 100 euros, aunque, eso sí, sin detracción de puntos en el carné.

Los únicos soportes para el móvil o cualquier otro dispositivo que nos aseguran eludir una sanción son los que se sujetan a algún punto del salpicadero o en el cuadro de mandos sin interponerse en la zona de visión del conductor. Entre estos encontramos, principalmente, los que se sirven de una pinza para enganchar en las rejillas de ventilación o cualquier otro lugar situado por debajo de la parte superior del volante o el cuadro de mandos.