Autocaravanas eléctricas: la escapada más sostenible

Redacción Circula Seguro

14 de julio de 2022

Si hay un modo de viajar que permite mantener un contacto directo con la naturaleza ese es el de desplazarse en una autocaravana. Para muchas personas representa un modo de vida y una forma increíble de desconexión. Viajar con la casa a cuestas y pernoctar en lugares diferentes en plena naturaleza hacen que esta opción siga ganando adeptos. Ahora que la electrificación también ha llegado a este tipo de vehículos, puede que muchos más amantes del medio ambiente se decidan a dar el paso.

Y es que, pesar de que estos vehículos se utilizan para escapadas en la costa y en el campo, que a menudo incluyen parques nacionales y áreas protegidas, todavía funcionan con motores de gasolina o diésel. Este es un conflicto importante. Los fabricantes detectan un cambio en las actitudes de los consumidores, con una mayor demanda de soluciones de movilidad más ecológicas para ayudar a proteger y mejorar la calidad del aire, y empiezan a ofrecer soluciones a esta necesidad.

Influencia de la pandemia

Lo cierto es que el mundo de las autocaravanas ha evolucionado de forma notable en los últimos años y en ello ha tenido mucho que ver la pandemia. El interés por este tipo de vehículos creció enormemente a raíz del coronavirus, ya que permitían mantener un cierto distanciamiento social y la posibilidad de alejarse de las aglomeraciones de las grandes urbes.

De hecho, el verano de 2020 fue una época especialmente buena para las ventas de estos vehículos. Un ejemplo de cómo ha influido la pandemia en el sector es que ya existen algunos fabricantes que han diseñado sus vehículos para poder teletrabajar desde ellos.

¿Qué aportan las autocaravanas eléctricas?

Las autocaravanas eléctricas son aquellos modelos que funcionan única y exclusivamente con energía eléctrica almacenada en una batería. Gracias a una pantalla situada en el interior del vehículo, podemos saber cuáles son los niveles de carga y batería que necesitan los modelos. Ya existen algunos modelos de carga rápida, que son los que suelen ofrecer una autonomía que ronda los 300 kilómetros, si bien empiezan a salir modelos al mercado con autonomías ligeramente superiores.

Se trata de una autonomía inferior a la de algunos coches, pero esto se debe a que el peso y la potencia de las autocaravanas son mayores que en los automóviles. No obstante, cada vez hay más marcas de renombre que trabajan para conseguir baterías con una autonomía mayor para soportar el peso y la potencia que necesitan este tipo de vehículos.

Pros y contras

Las ventajas de las autocaravanas eléctricas se centran en su eficiencia y la reducción de emisiones de CO2 y partículas. Dos aspectos especialmente importantes para el perfil de usuario que suele adquirir este tipo de vehículo. En cuanto a los principales inconvenientes, el principal es que la red de estaciones de carga es aún escasa y uno de los principales alicientes de los usuarios de las autocaravanas es la posibilidad de llegar a destinos remotos, donde encontrar un punto de recarga no siempre resulta fácil.

No obstante, ya hay fabricantes que han presentado alternativas interesantes para subsanar este inconveniente: se trata de modelos impulsados por electricidad, pero que cuentan con un extensor de autonomía que funciona con gasolina y que ofrece la ventaja de reducir emisiones sin que la autonomía se convierta en una pesadilla para el usuario.