La Fiscalía refuerza criterios en vía urbana: atestado obligatorio por atropello en paso de cebra o carril bici

Jaime Ramos

27 abril, 2021

Nos encontramos en pleno proceso de cambio en los espacios urbanos. En los mismos, peatones y ciclistas siguen siendo dos de las figuras más vulnerables. Sus cifras de siniestralidad no consiguen mejorar todo lo deseado. Por eso, las autoridades se plantean cambios jurídicos que aumenten su protección.

El panorama se presenta complejo. Las ciudades luchan por una movilidad inclusiva. La tendencia requiere de un grado de concienciación y un importante esfuerzo por la convivencia. Sin embargo, a juzgar por los siniestros que vamos conociendo, está resultando muy complicado alcanzar unos niveles razonables.

Una siniestralidad que no mejora

De hecho, los colectivos más vulnerables son los que más sufren el cambio en la movilidad. Y eso que, en teoría, las nuevas ciudades buscan otorgar más espacio a los peatones o a los ciclistas.

Según datos de la European Transport Safety Council (ETSC) publicados recientemente, la evolución de la siniestralidad entre peatones y ciclistas, aunque se muestra en positivo en la última década, no es tan satisfactoria.

La razón estriba en que la reducción de las víctimas en accidentes de tráfico en estos grupos es mucho más lenta. Mientras que la siniestralidad de los vehículos motorizados cayó algo más del 3% al año desde 2010, en el caso de patones y ciclistas apenas llega al 0,4% anual. Por eso, la proporción de peatones y ciclistas va en aumento con respecto al conjunto. En la presenta década, la estadística muestra que la mitad de los siniestros que se producen en ciudad tienen como víctima a un peatón o a un ciclista.

¿Qué podemos hacer?

Las autoridades son conscientes de esta nueva realidad urbana, sobre todo tras la finalización de la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020. Por eso, en el último año se han acometido algunos cambios normativos que llevaban tiempo pendientes. Tal es el caso de la reducción de la velocidad máxima permitida en vía urbana. Este año se han estrenado no solo los ya famosos 30 km/h, sino también los 20 km/h en calles que dispongan de una misma plataforma de calzada y acera.

El legislador no es el único agente social implicado en la protección de peatones y ciclistas. La Fiscalía también juega un papel muy activo. En ese sentido, ha habido novedades en los últimos días. El pasado mes, el Fiscal de Sala Coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, actualizó algunos de los criterios para la protección de peatones y ciclistas en términos jurídicos.

De esta manera, amplió las situaciones en las que es obligatorio levantar atestado por parte de los Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, lo que posibilita mayores probabilidades de que las causas relacionadas con los siniestros sigan una vía penal.

Es ya obligatorio el atestado…

  • En caso de un atropello en un paso de cebra, en un carril-bici o en aquellos arcenes en los usuarios de la bicicleta gozan de preferencia. No importa ya la gravedad de las lesiones para dar luz verde al atestado.
  • En un atropello a ciclistas como consecuencia de no respetar la distancia de seguridad mínima de 1,5 metros.
  • Al saltarse un STOP, ceda al paso, semáforo en rojo y en los cambios de dirección a la izquierda si no existe visibilidad. También al ingresar en la calzada sin advertirlo con antelación suficiente.

¿Qué es un atestado y por qué ayuda a las víctimas?

Atestado

El atestado supone un instrumento de las autoridades para determinar y atestiguar de forma oficial que se ha cometido un delito y quiénes han sido partícipes del mismo. Además, constituye una de las cuatro vías por las que se puede comenzar un procedimiento judicial penal, junto a la denuncia, la querella y la iniciación de oficio.

Dependiendo de cada caso, puede resultar beneficioso para una víctima que se levante atestado. Es por eso que la Fiscalía ha ampliado las situaciones en las que se ha de dar, con el objetivo de brindar mayor protección a los peatones y ciclistas víctimas.

¿Por qué? Lo cierto es que el atestado otorga más garantías a las víctimas. Como se puede leer en el artículo 297 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim):

«Los atestados que redactaren y las manifestaciones que hicieren los funcionarios de Policía judicial, a consecuencia de las averiguaciones que hubiesen practicado, se considerarán denuncias para los efectos legales.

Las demás declaraciones que prestaren deberán ser firmadas, y tendrán el valor de declaraciones testificales en cuanto se refieran a hechos de conocimiento propio».

Es decir, el atestado allana el camino a la víctima de cara a ejercer la acción penal. Para que esta se sostenga, tiene vital importancia que se puedan demostrar delitos y partícipes. Algo a lo que el atestado contribuye. Además, los atestados permiten de forma indirecta agilizar los procedimientos judiciales en los procedimientos por delitos leves y en los juicios rápidos.

Por qué a una víctima de tráfico le conviene la vía penal

Paso de cebra

Vargas señaló el mes pasado que «con más frecuencia de la que se debe no se levantan atestados, por lo que se archivan los procedimientos penales y las víctimas tienen que acudir a la vía civil».

El atestado, como hemos mencionado, ofrece mayores posibilidades de que las víctimas puedan resarcirse de sus daños mediante la vía penal. Pero, ¿en qué beneficia la vía penal?

Entre otras cuestiones jurídicas, en la vía penal no solo se trata de determinar si se ha de compensar de forma económica a la víctima por lo sucedido. Además de ello, se busca demostrar si la infracción en sí tiene la consideración de delito. Y los delitos públicos se persiguen de oficio, incluso si la víctima no se persona en el procedimiento.

Esto supone librar a los perjudicados de instar por sí solos a la acción y de proponer las diligencias pertinentes. Es más, en el atestado constan ya las diligencias realizadas por la policía, facilitando las cosas para la víctima.

El objetivo es reducir la impunidad y elevar la protección jurídica para las víctimas. No en vano, Vargas, en la comunicación mencionada, se quejaba del desamparo que sufren muchas y la falta de atención que viven tras el siniestro.

En Circula Seguro | Guía básica de aspectos jurídicos para víctimas de tráfico

Imágenes | iStock/Nacho Gutierrez, iStock/lcva2, iStock/sergeyryzhov, iStock/tepic, iStock/deberarr

--

Una iniciativa de: