Mes: mayo 2011

Anatomía del atasco (1)

Cuando era pequeño, los atascos siempre me fascinaban. No, no penséis mal de mi, no es que me gustara estar atrapado en un mar de coches. Todo lo contrario, me moría de ganas de poder ponerme a correr. Pero no los entendía, y ello llamaba mi atención. Mi razonamiento...

Una iniciativa de: