¿Y si nuestros coches llevasen una caja negra?

Caja negra de un avión
Seguramente una de las tareas más difíciles tras un accidente es conocer exactamente sus causas. De esto nos puede hablar largo y tendido nuestro compañero capreolus, y seguro que con mucho conocimiento de causa. Indagar qué pasó a partir de los indicios que las autoridades y especialistas se encuentren en la vía debe ser, teniendo en cuenta el penoso hecho del accidente, una labor bastante apasionante [con esto quiero que se entienda que hablo de la labor de los profesionales y de los métodos de investigación, no digo que un accidente sea algo apasionante].

La pregunta es, ¿por qué nuestros coches no llevan incorporada una caja negra, como los aviones? Y una pregunta más abierta aún, ¿qué faltaría añadir a los sistemas y centralitas que lleva un coche moderno a bordo, para conseguir registrar qué pasa en los momentos previos a un accidente?

Paso a paso: ¿qué es una caja negra?

Una caja negra se define como “caja de material muy resistente que contiene aparatos registradores de las principales magnitudes y vicisitudes del vuelo de una aeronave” (RAE). Es decir, es un conjunto de sistemas de medición de parámetros que sirven para esclarecer las causas que llevan a un accidente de aviación. Se llama caja negra por estar ligada a eventos negativos, y en caso de un accidente aéreo la cosa es muy seria.

No exactamente el concepto de caja negra que esperábamosNo es exactamente la idea…

Sin embargo, debe haber alguna razón de peso para que en nuestros coches no haya cajas negras. Una razón convincente puede ser el coste de estos aparatos. Una búsqueda poco exhaustiva nos lleva a cámaras instalables en los coches por valor de 400 euros aproximadamente, o este otro prototipo que cuesta aproximadamente la mitad. Parece bastante dinero como para invertir en algo que solo nos va a servir en caso de accidente.

Al final del artículo tenéis las referencias de otros posts en los que hemos hablado de cajas negras aquí, en Circula Seguro.

La caja negra, ¿ayudaría realmente en algo?

Si nos olvidamos del coste, que podría diluirse en cuanto empezase la instalación en serie de estos aparatos, creo que sí, que nos ayudarían. Primero hay un factor condicionante que es el hecho de saber que estamos siendo “observados” constantemente. O sea, que aunque las cajas negras graben eventos durante los últimos 15 o 30 minutos, sabemos que en caso de “meter el zueco” todo va a quedar grabado.

Por otro lado está el factor de la tranquilidad que da saber que, en caso de no ser culpa nuestra, haya pruebas fácilmetne accesibles por parte de la autoridad que permitan detectar neglicencias de terceros, imprudencias o fallos mecánicos.

A partir de ahí, las interpretaciones personales son las que determinan si es una buena o una mala idea. De establecerse como elementos de seguridad de serie, las protestas ante la supuesta vigilancia 24 horas (a pesar de ser un absurdo desde todos los puntos de vista) serían uno de los movimientos más previsibles. Leí un interesante artículo que no logro recuperar del fondo de mi memoria para enlazar, que argumentaba lo pueril de pensar en una vigilancia y registro constante de nuestros movimientos, estilo Gran Hermano (la novela, no la desgracia hecha reality show).

Lo que tengo claro es que si quienes investigan los accidentes cuentan con un registro de los datos generados por la conducción, el estado del conductor, las condiciones del entorno y todo lo que sea posible, incluso imágenes… la tarea sería más sencilla y ahí sí que se producirían avances a paso de gigante en la prevención de accidentes.

Foto | Wikimedia (dominio público), Abode of Chaos
En Circula Seguro | La segunda opinión de la caja negra, EEUU podría hacer obligatorias las cajas negras, Las cajas negras del siglo XXI