Volvo se da tres años para lanzar su primer modelo casi autónomo

Volvo y la conducción autónomaLa conducción autónoma se ha convertido en una de las grandes obsesiones tecnológicas de la industria de la automoción. Avanzar a través de sus seis diferentes niveles para llegar al último peldaño es una carrera que casi todos los fabricantes, no solo se plantean, sino que ya han planificado y arrancado. Que lograrán alcanzar la cima de este hito tecnológico no hay duda en la actualidad. Por eso, los interrogantes que surgen son otros como cómo lo conseguirán y, sobre todo, cuándo.

Según indican los expertos, la conducción autónoma plena, es decir, el llamado nivel 5, marcará un antes y un después para la seguridad vial. Los pronósticos de los expertos afirman que el número de víctimas en carretera se reducirá de forma histórica con cifras jamás vistas. No es de extrañar que se persiga la meta de apartar el volante.

Ahora bien, la evolución hacia el coche autónomo dista de ser sencilla. Existen muchos aspectos (tecnológicos, circulatorio, legales, éticos, etc.) que ultimar para estar en condiciones de poner a rodar modelos completamente independientes en los que la máquina tiene el control total del vehículo. En esa evolución, algunos investigadores indican que se pueden vivir etapas más o menos peligrosas antes de lograr que el accidente sea la excepción.

¿Un Volvo XC90 casi autónomo en 2021?

Volvo es una de las compañías que en la industria más nos ha hablado de un futuro con modelos autónomos. A principios de esta década lanzaba su propio objetivo con la seguridad vial, persiguiendo que haya cero víctimas en accidentes en los que uno de sus modelos esté involucrado. No tardaron en sumar la tecnología de la conducción autónoma a la receta para conseguir el reto.

Botón de conducción autónomaNo ha sido hasta los últimos cuando el fabricante sueco ha comenzado a abordar la cuestión con garantías. Ha coincidido con que otras compañías de la automoción (o de la industria tecnológica) se sumaban a la carrera por el coche autónomo y con la llegada de sus primeros sistemas semi-autónomos reales con el programa Drive Me.

Ahora, los suecos han puesto fecha de 2021 para lanzar su siguiente prestación que comenzará a comercializarse bajo el nombre Highway Pilot. Se trata de un sistema para que los modelos puedan transitar de forma “prácticamente autónoma” a través de determinadas vías como autovías o autopistas que posean un mapeo consolidado.

Según el vicepresidente de I+D de Volvo, Henrik Green, estaríamos hablando de un modelo casi autónomo de nivel 4, el penúltimo escalón. Aunque el modelo que se elegirá para comercializar la tecnología no está todavía decidido, todo parece indicar que será el Volvo XC90, todocamino que la compañía ha venido utilizando para presentar sus últimas novedades autónomas.

¿Por qué casi autónomo y no autónomo?

Volvo propone una solución de conducción autónoma de nivel 4 para 2021. ¿Qué le faltaría a su modelo para ser plenamente autónomo? Para responder a este interrogante hay que distinguir la principal diferencia entre el nivel 4 y el 5. Mientras que el nivel 4 todavía se contempla la intervención humana en el vehículo, el nivel 5 deja fuera del mismo a los humanos..

Aunque en el nivel 4 la máquina tiene el control total del vehículo, el conductor siempre puede retomarlo. Sin embargo, el nivel 5 prescinde del todo de cualquier tipo de intervención externa. La automatización es total: el modelo estaría desprovisto de todo sistema que permita la conducción humana (volante, pedales, etc.)

¿Cuál es la estrategia de otros fabricantes?

Es importante conocer esta diferencia fundamental para entender los próximos cambios que aguardan para la industria de la automoción durante la próxima década. La gran mayoría de los fabricantes aspiran a comercializar modelos con nivel 4 a lo largo del próximo lustro, e incluso que alcancen en nivel 5.

Coche autónomo nivel 4

Por ejemplo, General Motors anunciaba a principios de este año, con motivo del Salón CES de Las Vegas, el lanzamiento en 2019 de un modelo sin volante ni pedales. Veremos si los de Detroit están en disposición de cumplir su ambicioso plazo con el nivel 5. Otras compañías como Tesla Motors también cuentan con metas similares.

Lo cierto es que, a estas alturas de década, la mayoría de fabricantes están mostrando sus cartas. Hyundai, por ejemplo, también comparte con Volvo el objetivo del nivel 4 en 2021. Lo mismo ocurre con los principales fabricantes alemanes, franceses y japoneses.

El entusiasmo en la industria se debe a una carrera en la que se busca ser los primeros en beneficiarse de esta etapa tecnológica. El atractivo de este mercado es tan amplio que algunas compañías como Alphabet o Apple se han sumado también. En Ford, por su parte, han creado una filial propia en la que han inyectado 3.400 millones de euros para conseguir resultados de aquí a 2023.

La década del coche autónomo

Todo parece indicar que la próxima década será la del coche autónomo. Fabricantes como Volvo están demostrando que pueden implantar la tecnología de forma muy veloz. Pese a esto, la adaptación del coche plenamente autónomo posiblemente requiera algo más de tiempo.

Lo que está claro es que el concepto de movilidad que conocemos a fecha de hoy está a punto de evolucionar hacia otro tipo de modelos en los que la tecnología imponga su eficiencia para beneficiarnos al máximo en términos de seguridad vial.

En Circula Seguro | Estos son los países que quieren (y los que no) permitir cuanto antes la conducción autónoma

Imágenes | iStock/metamorworks e iStock/Olivier Le Moal