Vialtech: sistema Bahía de guardarraíles

Guardarrailes Bahia

España es uno de los países que más vueltas le está dando al tema de los guardarraíles. Que los actuales son asesinos no lo duda ya nadie, pero también es cierto que tenemos dos problemas adicionales en ese sentido. Para empezar, el estado español no es de los que invierten el dinero en beneficio de sus contribuyentes… así que destina cantidades irrisorias a mejorar nuestros viales. Por otro sitio, tal como decía hace algunos días Miguel Mª Muñoz Medina (ex director de la DGT y presidente de la AEC), es imposible arrancar todos los guardarraíles y cambiarlos de la noche a la mañana; habría que estudiar los puntos donde más muertes por esa causa se han producido y comenzar por ahí el cambio.

Hemos visto sistemas de doble refuerzo, redes basadas en partidos de tenis… y ahora Vialtech propone tapar los huecos con polietileno y llama a su sistema ‘Bahía’. Veamos en qué consiste.

La razón de optar por el polietileno responde a las cualidades de este para mantener intacta su estructura mecánica pese al paso del tiempo. Además, es uno de los materiales con mayor capacidad de deformación, por lo que absorbe el impacto progresivamente sin responder ante el golpe de forma violenta y frenando la inercia con la que llega el cuerpo. Por otro lado, tiene la ventaja de que regresa a su forma original lenta y suavemente, evitando así lanzar al herido otra vez al asfalto.

Algunas asociaciones moteras ya han dado su visto bueno a la iniciativa y desde la empresa catalana se garantiza al 100% que el sistema evita las amputaciones (muchas veces mortales, cuando no traumáticas) y que, de todos los que existen en la actualidad, es el menos lesivo.

La estructura consiste en ese tramo azulado que se puede observar el la fotografía cuyo material, como ya hemos dicho, es el polietileno. Internamente posee una estructura formada por dos tubos metálicos de sección cuadrada y que discurren paralelamente de manera longitudinal a lo largo del quitamiedos, colocados en el extremo superior e inferior. Entre sí se unen con unas piezas metálicas verticalmente, buscando obtener mayor consistencia. Por su parte, los tubos longitudinales son extensibles en sus extremos, para poder adaptarse al frío y al calor, con sus respectivas dilataciones y contracciones, sin provocar por ello la pérdida de eficacia del sistema.

A pesar de esa sección cuadrada de los tubos y las aristas que ello conlleva, el polietileno de densidad media que cubre todo el entramado se encarga de evitar que éstos puedan producir daños en el cuerpo, que además será conducido longitudinalmente gracias al diseño y forma de la estructura.

El pasado mes de Marzo la empresa hizo las pertinentes pruebas en Valladolid para superar las normas UNE 135/900 1 y 2. Nadie nunca antes había obtenido un resultado positivo en el primer intento, hasta que llegó Vialtech y lo hizo. Sin embargo, para los fabricantes de este nuevo sistema era tan sólo una prueba eficaz para comprobar en qué fallaba su sistema y mejorarlo, con vistas a lograr una solución real para salvar vidas en carretera. El resultado fue que todo el sistema superaba entre cuatro y ocho veces los mínimos exigidos para el nivel uno (el mejor), salvo la fuerza de compresión, que se pasaba por muy poco. Según el reglamento de la norma, solamente por obtener un nivel dos en una de las partes, todo deberá ser englobado en dicho nivel. Por lo tanto, desde Vialtech siguen trabajando para la mejora de su producto y próximamente podría obtener el nivel uno en una prueba definitiva.

Los catalanes han anunciado ya que conocen cómo solucionar el problema de la compresión y que están realizando mejoras significativas, además de haber comprobado que el sistema no se deterioró por el impacto, pudiendo quizá aguantar sucesivos golpes y reduciendo así el coste para las administraciones si algún día se llega a implementar; teniendo en cuenta además que no requiere de ningún mantenimiento periódico.

Por otro lado, están trabjando en otros cinco proyectos similares que buscan soluciones a peligros y problemas que actualmente existen en nuestras carreteras y que creen que podrán ayudar a paliar e incluso eliminar, aunque se están topando con serias dificultades, ya que algunas de las propuestas que tienen en proyecto ni tan siquiera disponen de ciertas normas para ser homologadas. Y ese es uno de los puntos en los que se basa la administración, constántemente, para rechazar posibles mejoras: la no homologación de dispositivos adecuados.

En Circula Seguro | Sistema de retención inspirado en el tenis