Velocidad adecuada o inadecuada

Tipos velocidad_2

Si. Existen diferentes tipos de velocidad, no solo lento o rápido. Afortunadamente cada vez menos, una de las conversaciones entre “machotes” tomando algo en un bar, era cuanto tiempo tardábamos en llegar desde una ciudad a otra. Se solía presumir de lo poco que se tardaba, “pues yo me pongo en Madrid en hora y media”, el otro día uno presumía que se ponía en Córdoba en la misma hora y media desde Ciudad Real, ahora eso sí, le quedaban seis puntos de carnet de conducir, aunque ese no es su mayor problema.

Conducimos siempre igual, llueva, truene, haga frío, calor, con niebla… Claramente eso es un error. Uno de los principios básicos sobre la conducción es la de adecuarnos a las circunstancias. Además, está regulado en el Reglamento General de Circulación en su artículo 45:

Artículo 45, Adecuación de la velocidad a las circunstancias. Reglamento General de Circulación

Todo conductor está obligado a respetar los límites de velocidad establecidos y a tener en cuenta, además, sus propias condiciones físicas y psíquicas, las características y el estado de la vía, del vehículo y de su carga, las condiciones meteorológicas, ambientales y de circulación, y, en general, cuantas circunstancias concurran en cada momento, a fin de adecuar la velocidad de su vehículo a ellas, de manera que siempre pueda detenerlo dentro de los límites de su campo de visión y ante cualquier obstáculo que pueda presentarse

Situaciones existen muchas y muy diferentes. Siempre nos fijamos en las externas, en las climatológicas, en las de la vía.

Pocas veces hacemos revisión de nuestro vehículo. Algo tan simple como darle una vuelta para comprobar que está todo en orden, que las ruedas están aparentemente bien por ejemplo, siempre pendiente cada tres o cuatro semanas de mirarles la presión, claro.

Luego estamos nosotros, los que llevamos los coches. ¿Estamos siempre al cien por cien? ¿O es que quizás conducir es una actividad diaria a la que no le damos excesiva importancia?

¿Y que tiene que ver el tocino con la velocidad? Sencillo, esto nos lleva a la velocidad inadecuada. Es un concepto que no debemos tener muy claro, cuando todos los días y en cualquier situación actuamos de la misma manera. Todos los días no son 27 de Marzo, no todos los días hace el tiempo que hace hoy, y puede ser que ayer pinchara, no me he fijado y llevo la rueda medio vacía de presión. Por cierto, como anécdota, un día me encontré mi coche con la rueda pinchada, como era casi la hora de cerrar le pregunté al taller mas próximo si iban a poder arreglarla, y me hizo gracia que me preguntara el mecánico como estaba la rueda, si estaba en el suelo ya… Pues si claro, como siempre, pero lo que me sucede es que también está pinchada… bueno le entendí lo que me quiso decir…

La velocidad inadecuada es la que no se adapta a la situación de cada momento, tanto a nivel vía, vehículo o del propio conductor.  Circulamos a velocidad inadecuada cuando circulamos con niebla espesa (o no tan espesa) a 120km/h por autovía, aunque esté dentro del límite legal de la vía, no es la adecuada para esa situación, también con lluvia fuerte, ya que la capacidad de evacuar agua de nuestros neumáticos tiene un límite. Es fácil romper los límites de la física, y cuando esto sucede, ocurre el siniestro.

Tipos velocidad

La velocidad adecuada, está casi siempre dentro de los límites, pero tanto o mas que eso, es a la que circulamos cuando controlamos el vehículo ante cualquier imprevisto. En algún caso extremo la velocidad adecuada está fuera de los límites pero por estar por debajo de la velocidad mínima, (que también existe, esas señales redondas azules con una cifra dentro), cuando nieva, hay hielo, etc.

No debemos de confundirla con la velocidad máxima, que es la permitida legalmente, tanto de forma genérica como de forma específica. Continuando con los conceptos, nos encontramos con la velocidad excesiva, que aparte de ser inadecuada siempre, además está por encima de los límites legales.

  • BorMotor

    No es correcto eso último. Cuando se va a mayor velocidad que la establecida legalmente, se habla de un exceso de velocidad. La velocidad excesiva, sin embargo, es la inadecuada en un momento dado aunque se encuentre dentro de los límites.
    Dicho esto, yo sí considero que los conductores reducen su velocidad cuando las condiciones no son las mejores, al menos en autopista, aunque de forma insuficiente. Los que van habitualmente a 140-150 km/h, bajan a unos 120-130. ¿120 es una buena velocidad cuando hay niebla? Pues no, la bajada debería ser mayor. Aquí también entraría en juego la vergüenza, ya que muy poca gente se va a colocar a 70 km/h en una autopista, aunque una densísima niebla obligue a ello. Y, por último, también conviene matizar la adecuación a las circunstancias cuando vuelven a ser favorables. Todos los que hemos conducido con niebla sabemos que ésta puede desaparecer como por arte de magia tras avanzar unos metros, por lo que si llevamos alumbrado para la niebla, hay que desconectarlo. En esto fallan muchos conductores, cuyo alumbrado para la niebla se mantiene encendido hasta que paran el coche, porque ya poca gente reacciona ante las advertencias que les puedas hacer.

  • Juan Carlos Quijano Abad

    Solo un matiz.

    No podemos romper los límites de la física. Para eso tendríamos que irnos a los limites de Plank… 😉

    Y por tener aquaplannig, como es el caso q utilizas de ejemplo, casi nunca acaba en siniestro. Ni muchichichisimo menos.

    En la inmensa mayoría de los casos no ocurre nada mas q un leve balanceo y una pequeña sensación de rugosidad y balanceo.

    Porque el aquaplaning no es un efecto dependiente de la velocidad (se puede sufrir con el vehiculo detenido), sino de la formación de una capa de agua entre el neumático y el suelo. Esta relacionado directamente con factores como masa, profundidad del caudal, tipo de las superficies de contacto, el tamaño de las superficies/masa y capacidad de evitar el sostenimiento de la capa de agua.

    Por lo cual sigo abogando en que la seguridad vial no debe estar basada en el alarmismo y la hiper exageración.

    Con el resto del articulo, totalmente de acuerdo.