Vehículos ‘verdes’: no es oro todo lo que reluce

Naturaleza

Ecologistas en Acción y la Unión de Consumidores de España han denunciado el incumplimiento sistemático de la ley que regula la publicidad de vehículos en lo que respecta a los niveles de consumo y emisiones de CO2. Los principales fabricantes de automóviles han visto cómo sus marcas comerciales quedaban bajo sospecha.

Con la Ley en la mano (RD 837/2002 por si alguien tiene ganas de echarle un vistazo), resulta que los puntos de venta “deben exhibir obligatoriamente, para cada marca, un cartel informativo con una lista de los datos oficiales relativos al consumo de carburante y de los datos oficiales específicos relativos a las emisiones de CO2, para todos los modelos”. Esa información debe “ser de fácil lectura y al menos tan visible como la información principal que se recoge en los impresos de promoción”, además de “fácilmente comprensible, incluso tras una lectura superficial”.

Dicen los denunciantes que en la práctica eso no es así.

Emisiones

Aunque la introducción del nuevo impuesto de matriculación, que tiene en cuenta las emisiones de CO2 de los vehículos, ha supuesto un ahorro de 389 euros de media para los conductores españoles, las ventas de coches cayeron el mes de abril en un 11,5% respecto al mismo periodo del año anterior, según datos ofrecidos por la Anfac.

Corren malos tiempos para el sector. El olor de la crisis económica salpica desde hace algún tiempo las ventas de automóviles y la tendencia no parece mejorar a pesar del reclamo en forma de ayudas oficiales para la adquisición de vehículos verdes.

Siendo así las cosas, ¿qué garantía existe de que los fabricantes publiciten sus modelos tal y como marca la Ley? Según las denuncias de los ecologistas, ninguna. Más bien al contrario: cuando no se ocultan los datos reales de las emisiones de cada vehículo o se escamotean empleando un tamaño de letra irrisorio para la lectura, se emplea la etiqueta de vehículo ecológico para vender automóviles con elevados niveles de emisiones. Aquí lo que importa es reducir stocks, sea como sea.

Quizá la conclusión que se puede extraer de todo este asunto es que la etiqueta eco no siempre habla de objetivos eco-lógicos, sino que a veces responde a intereses eco-nómicos. Los de los fabricantes, claro.

Por todo esto, si queremos comprarnos un coche que sea algo respetuoso con el medio ambiente y a la vez beneficiarnos del descuento en el impuesto de matriculación sin sorpresas de última hora, lo mejor es realizar nuestro propio estudio. Hace unos meses, Motorpasión publicó una comparativa en busca del vehículo más ecológico y el resultado fue, como poco, curioso: algunos coches no publicitados como verdes son más respetuosos con el entorno que muchos de los que se hacen llamar eco.

Vía | Europa Press

En Circula Seguro | El nuevo impuesto de matriculación para 2008