No mandes de vacaciones a la seguridad vial: al volante siempre alerta

Vacaciones y seguridad vialEl verano es una etapa crucial para la seguridad vial. El número de desplazamientos por carretera se multiplica y reparte a través de la geografía del país. En este periodo la DGT ha previsto hasta 89 millones de desplazamientos. Es una cifra que supera en 4 millones la registrada el año anterior.

Por eso, autoridades y colectivos como la Fundación MAPFRE realizan un esmerado esfuerzo de concienciación para recordar a los conductores que nos encontramos en una época del año especial en la que se ha de seguir respetando la normativa vial. Solo así es posible prevenir gran parte de la siniestralidad que se vive en carretera durante estas semanas.

Y es que, los hábitos de conducción cambian para muchos conductores en verano. El tránsito urbano se reduce y, en contraste, se incrementan de forma muy significativa los desplazamientos largos. Estos son trayectos poco frecuentes para muchos conductores y presentan necesidades diferentes a la hora de ponerse al volante.

Uso del cinturón, velocidad excesiva y consumo de alcohol en vacaciones

Por ejemplo, un mayor tiempo al volante al que estamos acostumbrados puede hacer que el cansancio aparezca antes y, con este, que disminuya la concentración. De ahí parte la recomendación de realizar descansos cada dos horas o recorridos 200 kilómetros.

Además, conviene tener presente tres de los factores de riesgo que más vidas se cobran en carretera: velocidad excesiva por encima de los límites, consumo de alcohol y otros drogas, y la no utilización de los sistemas de retención. De estos se desprenden máximas que se han de respetar en todo momento.

Con el cambio de clima, los hábitos en verano pueden llegar a descuidarse. Por eso, la Fundación MAPFRE ha impulsado campañas como Ve, vuelve y viveen la que familiares de víctimas de tráfico situados en estaciones de servicio nos recuerdan recomendaciones vitales para nuestra seguridad vial.

La playa no es excusa

Carretera de camino a la playa

La alta concentración en zonas de playa provoca que las actitudes peligrosas por parte de los conductores que transitan por las mismas aumenten. Sin embargo, la relajación en vacaciones no ha de aplicarse a la atención al volante. Por eso, no se ha descuidar el uso del cinturón al conducir hasta la playa, y se han de respetar las normas de estacionamiento según la normativa y señalización marcada por ayuntamientos y otros entes locales.

Otro defecto de circulación que se repite todos los veranos es la mala elección de la vestimenta para conducir, en especial del calzado. El Reglamento de Circulación no especifica que esté prohibido circular en chanclas o descalzos, pero como ya hemos contado en otras ocasiones, es un tipo de prenda objeto de sanciones al limitar la libertad de movimientos y poner en riesgo la conducción. El del calzado es uno de esos casos en los que conviene aplicar el sentido común. Tomar una decisión desafortunada nos expone a una multa o, peor, a perder el control del vehículo.

De vacaciones con la familia

Otro fenómeno que también se repite es el que las familias viajen juntas. Puede que no sea una situación habitual para las mismas, por eso conviene tomar precauciones para la seguridad de todos los ocupantes del coche.

Una de las más importantes es el uso adecuado de los sistemas de retención infantil. Se trata de algo obligatorio e imprescindible para que los más pequeños puedan viajar de forma segura en el vehículo. Es recomendable conocer en qué ha cambiado la normativa en 2018 y recodar algunas recomendaciones como el uso de la sujeción a través del sistema ISOFIX o la colocación de la sillita a contramarcha. Esto último se ha convertido en los últimos meses en todo un hito a través de redes sociales para la protección de los más pequeños a través de hashtags como #acontramarcha.

Ante las situaciones veraniegas que puedan darse (como reuniones de amigos o familiares con varios vehículos) se han de evitar incumplir las normas de seguridad. Por ejemplo, dejando que los menores viajen en otros coches sin sillitas, o en su defecto, en sillitas infantiles ajenas y no acordes a su grupo de edad.

Además, viajar en familia puede desembocar en ocasiones en situaciones de estrés, caldo de cultivo de distracciones al volante. La planificación del viaje juega un papel importante a la hora de evitarlas, no descuidando detalles clave como las paradas para el descanso y la comida o el momento del día en el que se realiza el viaje. Esto es aún más relevante si viajamos con niños.

El uso del móvil, en el punto de mira

movil-coche-distraccion

La generalización de los teléfonos móviles y smartphones ha traído consigo un aumento de las distracciones al volante por el uso de estos dispositivos mientras se conduce. El problema crece con los años y, por eso, la vigilancia y la concienciación también son mayores por parte de colectivos como la Fundación MAFRE o la propia DGT.

De hecho, las autoridades se están planteando endurecer la sanciones que conlleva el mal uso del móvil. En vacaciones tampoco podemos olvidar la atención al volante. Esta se ve mermada por los dispositivos mencionados pudiendo ocasionar situaciones muy peligrosas. Por eso, hemos de recordar que aunque estemos en nuestro periodo vacacional, la seguridad vial nunca se va de vacaciones.

En Circula Seguro | Este verano #ViajaSeguro de la mano de Fundación MAPFRE

Imágenes | iStock/RossHelen, iStock/monkeybusinessimages e iStock/shpakus