Va a recuperar su carnet retirado conduciendo… y lo pillan. Historias de la mili

fregoneta.jpg
Historias de la mili lo llamo yo porque parece un mal chiste, de esas anécdotas que cuentas cuando tienes mucho tiempo muerto por delante y estás en grupo. Toda una historia, sí, pero por desgracia es muy real. Que te retiren el carnet tiene ya bemoles, puesto que hay que cometer una infracción muy grave y perder muchos puntos de manera reiterada.

Que justo cuando vas a recuperarlo te pidan identificación de forma rutinaria y te pillen en flagrante delito, tiene a la vez gracia y da que pensar. Esto es lo que le pasó a varios conductores hace pocos días en Móstoles, cuando fueron pillados in fraganti mientras iban conduciendo para recuperar el carnet que habían perdido. La ironía del tema no puede ocultar la pregunta que, de hecho, se hicieron los compañeros comentaristas de Motorpasión: ¿es peor que te pillen si carnet por haberlo perdido o por no haberlo tenido nunca?

Hemos hablado tantas veces de las normas, aquí, que yo creo que la pregunta se responde por sí misma: violar una norma, una ley, es siempre algo que está mal hecho. Si no nos gusta la norma debemos protestar, tenemos ese derecho y a la vez obligación. Lo que no podemos es protestar saltándonos la norma, es algo completamente ilógico porque nos deslegitima por completo.

Circular sin el permiso sin haberlo obtenido, no solo es violar una norma, sino que además es tener poca responsabilidad y poco respeto por los demás. Si cometemos algún error, cosa probable por nuestra poca experiencia, nos puede caer un buen “paquete” y su correspondiente rapapolvo por parte de las autoridades.

Circular sin el permiso porque nos lo han retirado significa que hemos obtenido el permiso, pero hemos cometido tantas faltas (y delitos) que realmente no merecemos conservar ese permiso. Se trata de una sanción, y además bien grave. Si hacemos caso omiso y circulamos, lo que estamos haciendo es provocar a las autoridades y a la sociedad. Es algo hecho con premeditación, alevosía y nocturnidad, como el primer caso, pero además existiendo sobradas razones para impedir la circulación a un sujeto peligroso.

Hay quien dice que es desproporcionado pedir cárcel para alguien que estaba a punto de recuperar el carnet en las condiciones descritas. Hombre, sinceramente, me parece que es algo más grave que el mero hecho de ir a por el carnet. Es que no ha aprendido nada, ni sensibilización, ni respeto, ni educación vial. Es hacerle “un calvo” a las autoridades, intentar meterles el gol de ir a por el carnet en tu propio coche, cuando lo lógico sería aprender que las normas hay que cumplirlas, y que aunque falte un minuto para que termine la condena, hay que cumplirla hasta el final.

Seguro que os parecerá demasiado radical mi planteamiento, pero, sinceramente, por no respetar las normas de forma rigurosa, pasa lo que pasa en la carretera. Siempre digo que lo más sencillo es 1) cumplir las normas correctamente, si estamos de acuerdo con ellas; o 2) protestar contra las normas por las vías que debe ser, no mediante la desobediencia. Puede que esté demasiado sensibilizado con este tema, pero decidme la verdad, ¿es o no un reto a la autoridad tentar a la suerte al ir al buscar el carnet que te retiraron, conduciendo tu propio coche?

Vía | Motorpasión
Foto | Daquella manera

  • escargot

    No sé qué es peor, pero esto resulta bastante divertido para leerlo nada más encender el ordenador por la mañana. Y encima iban en grupo. ¡Vaya talento!