Utilizar el móvil durante la conducción… mata

fotomovil

Una noticia de actualidad que más me ha impresionado durante estos días ha sido la de una mujer que muere en un siniestro de tráfico después de publicar un mensaje en Facebook. Según se cuenta en dicha noticia, la policía tiene información, a través de amigos directos de la víctima, del mensaje y fotografía que publica a las 08:33 horas la propia accidentada y el primer aviso de los servicios de emergencia a las 08:34 horas que alertan de una colisión entre un turismo y un camión. Unos datos que revelan la manipulación del móvil, por parte de la conductora, con anterioridad al suceso.

Unos hechos que ocurrieron el pasado día 24 de abril en una carretera estadounidense y donde la protagonista de esta trágica historia Courtney Sanford, de 32 años de edad, pierde la vida con su vehículo al salirse de la vía, atravesar la mediana, invadir la calzada del sentido contrario y colisionar frontalmente contra un camión. Una posible falta de atención en la conducción que le origina apartar la vista, reaccionar de forma tardía e incorrecta y, en consecuencia, perder el control del vehículo…

Cómo perder la vida en un minuto

En el vídeo se hace una reconstrucción del suceso que, dicho sea de paso, puede o no coincidir con la realidad pero todo apunta a que la causa principal fuera una distracción o desatención en la conducción por parte de la conductora, en base a las declaraciones del conductor del camión, que pudo contar lo sucedido, y al no existir indicios o restos de alcohol y drogas en la víctima:

Manipular, utilizar, hacer uso de un móvil durante la conducción es tener la mano y mente ocupada, y repercute de manera negativa en el conductor por hacerle bajar la guardia, ante la situación real y el nivel de exigencias que presenta el tráfico, es decir, le hace disminuir su capacidad de respuesta haciendo insegura la conducción. Pone en segundo plano la labor del manejo de los mandos del vehículo y, lo que es peor, pone en peligro su vida y la de los demás.

De ahí, que nuestro actualReglamento General de Circulación regule en su artículo 18 las obligaciones del conductor y que cito textualmente:

1. El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos.

Se considera incompatible con la obligatoria atención permanente a la conducción el uso por el conductor con el vehículo en movimiento de dispositivos tales como pantallas con acceso a internet, monitores de televisión y reproductores de vídeo o DVD. Se exceptúan, a estos efectos, el uso de monitores que estén a la vista del conductor y cuya utilización sea necesaria para la visión de acceso o bajada de peatones o para la visión en vehículos con cámara de maniobras traseras, así como el dispositivo GPS.

2. Queda prohibido conducir y utilizar cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido, excepto durante la correspondiente enseñanza y la realización de las pruebas de aptitud en circuito abierto para la obtención del permiso de conducción de motocicletas de dos ruedas cuando así lo exija el Reglamento General de Conductores.

Se prohíbe la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares.

No es lo mismo perder unos segundos en la vida, que la vida en unos segundos

RIP

La responsabilidad al volante depende de nosotros, es decir, anteponer una acción contraria a lo que nos dice la norma, sin tener en cuenta el alcance que supone, a sabiendas del riesgo, nos conduce al incidente; a no ser, que pongamos remedio. Aún así, creemos o nos dejamos llevar por la sensación de libertad que nos han dado las redes sociales y trasladamos nuestra forma de comunicarnos (la velocidad de intercambio de datos en internet) de la misma forma para movernos. Sin embargo, la extensión de nuestro cuerpo termina en los mandos y dirección del vehículo si conducimos con todos los sentidos.

A la hora de conducir tenemos que tener presente que cualquier actividad que implique desviar la atención del volante, sin tener en cuenta lo que vemos por el parabrisas delantero, conlleva un riesgo. Son kilómetros por hora lo que nos marca el velocímetro pero que si los pasamos a metros por segundo, nos daremos cuenta realmente de la cantidad de espacio que recorremos en tampoco tiempo. ¿Sabemos el tiempo que necesitamos para frenar? ¿Cuánto tiempo pasa desde que activamos el pedal de freno y tarda en parar la rueda? Desde que vemos y actuamos transcurre un tiempo que será determinante para el éxito de nuestro maniobra.

Un trágico suceso, como el que hemos relatado, que nos hace reflexionar sobre la importancia de mantener una posición correcta mientras vamos a los mandos del vehículo, así como la atención permanente en la conducción. Adoptemos el rol de conductor de manera responsable. No pierdas los papeles, no pierdas la concentración…

Vía | elcorreo.com
Vídeo | TomoNews
En Circula Seguro | Escribir mensajes de texto, causa de distracción al volante, No escribas mensajes mientras conduces porque #itcanwait, El peligro real de conducir y manejar tu smartphone
En Motorpasión | Los ‘selfies’ con coche y la extensión de mi identidad

  • Escargot

    Lo lamento de verdad por el camionero. Espero que se recupere del susto.

    Cómo han cambiado los tiempos. Cuando estaba con la teórica no me nombraron en ningún momento ni móviles, ni DVDs, ni leches en vinagre. Y ahora en el Reglamento tienen que hacer un hueco a la prohibición de objetos que a mí no se me habría pasado por la cabeza que la gente fuera a usar conduciendo. Vamos de culo, cuesta abajo y sin frenos.

  • Escargot

    Ah, el detalle del cinturón… ya me diréis si es una licencia poética o es otro motivo para darle un Premio Darwin.