Usar los datos estadísticos (y anónimos) en pro de la Seguridad Vial… ¿o no?

radares-controles00.jpg
La noticia de que la policía holandesa ha utilizado datos estadísticos procedentes de las bases de datos de la empresa TomTom para posicionar radares de velocidad, nos ha cogido a medias entre sorpresa y no sorpresa. A mi no me sorprende, a muchos sí, y también es algo que puede indignar a un porcentaje de los clientes de TomTom. Creo que lo mejor que podemos hacer es exponer los hechos como los hemos recibido, y luego analizar un poco qué está pasando.

Como decíamos en la entradilla, y empezando por el final, la policía holandesa ha utilizado los datos que la empresa TomTom cede a gobiernos y autoridades para conocer los sitios donde irían mejor unos radares de control de velocidad. Por su parte, TomTom recoge, mediante previo consentimiento de cada uno de los usuarios de sus sistemas, datos anónimos para uso meramente estadístico, que pueden servir para identificar puntos negros, lugares de tráfico denso, dónde y cómo se producen atascos… En definitiva, pueden servir para mejorar el tránsito, y dar a los clientes alternativas a la ruta en tiempo real. Y los usuarios de TomTom aportan esos datos anónimos que consisten en parámetros como velocidad media, velocidad instantánea y posición, por ejemplo.

Reconstruyendo ahora en la otra dirección, los datos que contienen valores de velocidad media, velocidad instantánea (con el permiso de Jaume le voy a llamar así aunque estríctamente no podamos hablar de velocidad instantánea) y posición pueden ser utilizados para muchos fines, pero por sí solos no merecen demasiado crédito. Es cuando, por arte de matemáticas, juntamos muchos datos anónimos (lo que viene siendo en realidad hacerlos estadísticamente independientes) y observamos, sacamos conclusiones. Por poner un ejemplo: “en el tramo de 3 km entre A y B, se observa en la muestra una velocidad media un 5% inferior al global de X a Y y blah, blah…”. Eso nos puede decir que, el día Tal hubo una retención en dicho tramo.

radares-controles02.jpg
Soy muy simplista en mis explicaciones pero es que si no nos enrollamos. Lo que quiero decir con todo esto es que el gran valor que compañías como TomTom tienen es el volumen ingente de datos que tienen almacenados y que en realidad son oro en lo que a estudios estadísticos se refiere. El valor para estas compañías de un dato no anónimo es ínfimo. Es más, sirve para poco menos que perseguir a quien se salte el límite de velocidad, pero es que en ese caso son las autoridades quienes se embolsarían el montante de la sanción. Pero no, la mayor razón es que es inviable sostener un sistema de monitorización de infractores con nombres y apellidos. Es humanamente imposible mantener esos registros, filtrarlos, detectar, notificar, perseguir… Los costes de almacenamiento serían absolutamente pantagruélicos y, seamos sinceros, no tienen tanto valor para una empresa como disponer de ingentes cantidades de datos estadísticos y obtener ventaja de sus competidores.

Seamos claros, ¿está bien que los datos se cedan a la policía?

Si y no. En este momento debéis odiar mi retórica pero es que sinceramente, creo que sí para unas cosas, y no desde un punto de vista específico. Si la empresa que recaba los datos cede los mismos (recordamos, datos estadísticos que por definición deben ser anónimos para estos usos cabales) a las autoridades y gobiernos previo consentimiento de cada uno de los usuarios (y con la posibilidad para cada usuario de desactivar la opción de almacenado de datos), entonces sí que está bien. Porque está en el contrato y se cumplen las mil y una normas de protección de datos, se dan las opciones necesarias para cesar el registro, etc., etc.

Además hay otro hecho antes de pasar a la parte del “no”. Los datos que la empresa cede a las autoridades y gobiernos son datos que están destinados a tres cosas que destacamos en estas simpáticas viñetas que nos dicen desde TomTom:

  • Convertimos los datos anónimos en información de tráfico para proporcionarte la ruta más rápida disponible y ayudarte a conocer los atascos en tiempo real
  • Trabajamos con las autoridades viales en todo el mundo para usar la información de tráfico anónima para ayudar a hacer que las carreteras fluyan más eficientemente y de forma más segura
  • Nuestro objetivo es crear una comunidad de conductores capaz de reducir las congestiones de tráfico para cualquiera

Esto es lo que manifiesta la empresa. Y si así es, y las autoridades utilizan los datos para otros fines, como los de posicionar radares de velocidad en tramos donde se supere estadísticamente (en media, por ejemplo) la velocidad máxima del lugar… entonces la empresa debe plantearse si esto entra dentro de los usos especificados.

radares-controles01.jpg
Es decir, opino que no es ilícito utilizar estos datos para poner radares. Simplemente es polémico. Y la empresa que los proporciona puede plantearse que el dilema no está en el hecho de que sus datos chiven donde poner radares o no. El dilema está en que su imagen de cara a sus clientes quede en entredicho. Puede que muchos piensen como yo y no le den importancia; puede que otros digan que no, que es un atentado contra su libertad (aunque sea incierto). Lo que no va a suceder es que TomTom pierda dinero de sus propios clientes.

Finalizo afirmando que me parece muy bien utilizar esa información para mejorar la seguridad vial en las carreteras. No me parece bien usarla para recaudar simplemente y menos si es un uso que la empresa proveedora no aprueba. La razón por la que digo esto es porque siempre perseguimos con antorchas a los que ponen radares de tramo y no siempre tiene que existir el fin recaudatorio, y sí debe existir el fin disuasorio en pro de la Seguridad Vial. Que es lo que nos preocupa en Circula Seguro.

Vía | Xataka
Más información | TomTom
Fotos | someToast, doug_wertman, Highway Patrol Images