Una nueva propuesta: la formación de andar por casa

Pere NavarroPere Navarro nos ha sorprendido con su última propuesta para mejorar la formación de los nuevos conductores. La DGT está estudiando poner a los jóvenes de 17 años a conducir por nuestras carreteras sin haber obtenido carné alguno, siempre que lleven encima 20 prácticas de autoescuela y les acompañe un conductor que tenga cinco años de experiencia y todos los puntos en la cartera.

Según el responsable de Tráfico este método de enseñanza/aprendizaje, que “se está abriendo en Europa con buenos resultados”, contribuirá a la reducción de la siniestralidad entre conductores jóvenes e inexpertos.

Resulta curioso que la DGT desee que a medio proceso formativo el alumno se separe de su profesor y se ponga a conducir de la mano de su padre. Justo cuando una persona necesita una absoluta regularidad para afianzar los conocimientos adquiridos, le cambiamos el coche, el profesor y el sistema: de unas clases estructuradas y organizadas a la improvisación de la persona más bienintencionada del mundo, pero no siempre suficientemente preparada. Cualquier pedagogo lo encontraría chocante.

Por otra parte, será interesante ver qué buenos consejos es capaz de dar un conductor que no se ha reciclado en la vida, que durante años ha renovado su permiso de conducir de forma automática y que quizá conserva los puntos porque tiene el coche muerto de asco en el garaje o, peor, porque nadie lo ha parado nunca por la carretera mientras hacía una de esas majaderías que los radares no detectan y que la Guardia Civil no denuncia ni sanciona porque no siempre puede.

Pero si está funcionando en Europa, ¿no puede servir ese modelo para España? Quizá sería conveniente aclarar que cuando Navarro habla de Europa se refiere a los países escandinavos, donde el ciudadano medio respeta todas y cada una de las normas del juego sin rechistar entre otras cosas porque conoce las leyes, que para algo se recicla periódicamente. En España somos de otra pasta. Nuestro estilo es… más libre. Por algo en el escudo de nuestro país pone “Plus ultra”, porque más allá de lo que diga la Ley a nosotros nos va el rollo transgresor.

Vía | lne.es

  • Vamos, hombre es cojonudo. Es cierto que en España hay mucho conductor pachanguero que pasa de las normas, aunque también estamos los que después de 12 años las recordamos (casi todas) 🙂

    La medida está muy bien, y te cuento porqué. El carné de conducir se ha convertido en un mero recurso administrativo para poder acceder a un coche; un recurso caro porque es obligatorio y muchas veces imprescindible.

    En las autoescuelas NO te enseñan a conducir. Te enseñan a aprobar los dos exámenes de conducir. Y punto. Nada más. Sé de gente (el 90%) a las que no le explicaron cómo coger una glorieta de tres carriles, o cómo se conduce en nieve, o en hielo, o cómo actuar cuándo el coche hace “acuaplaning”, o se revienta una rueda y vas a 120, o simplemente a cambiar una rueda pinchada sin tener que utilizar el móvil para llamar a una grúa, o qué carajo, a poner las cadenas al coche.

    Así que está bien tener a alguien al lado que te explique qué es lo que parte de lo que aprendiste en la autoescuela no te sirvió de nada, y que te ayude a coger confianza y te explique esas cosillas que a las autoescuelas, aparte de cobrar, le da igual que sepas.

    Así que no está mal, adelante.
    Alex.

  • Esto es una locura. Con esto lo único que van a conseguir que siga aumentando el numero de vidas que se quedan en la carretera.

    Como es posible que permita a un chaval conducir acompañado de alguien que se saco el carnet hace mas de 15años, yo llevo tres y hay cosas que no recuerdo con claridad.

    Y respecto a lo de renovar el carnet, yo estaría encantado que se reciclara cada 5 años, pero con teoría y practica, no solo con un reconocimiento médico.

  • GT0

    Una de las pocas cosas buenas que la DGT va a aplicar.

    La conducción acompañada existe en Francia desde hace más de 15 años y es una de las herramientas más útiles para reducir la siniestrabilidad.

    La razón es muy simple. Cuando uno se saca el carnet, es libre de conducir como quiera o Dios le de a entender. Con la conducción acompañada un tutor, que al final será el padre o la madre acompaña al joven conduciendo, con lo que se limitan los ardores de picar rueda en los semáforos, poner el coche a dos ruedas o simplemente quitar el miedo a adelantar un vehículo en una carretera de doble sentido.

    Lo curioso es que te exijan 20 horas de clase práctica de conducción, que es a primera vista más horas de las que en teoria utiliza un conductor medio para sacarse el carnet.

    Ráfagas, GTO.

  • Vale. Os diré por qué considero que la medida, tal y como está formulada, es un error. Y todo lo que sigue debería sumarse a los argumentos que ya di en el post.

    Me gustaría saber cómo alguien puede estar seguro de recordar correctamente la mayor parte de las normas de tráfico si nadie lo ha obligado a realizar periódicamente un control de conocimientos que lo lleve a mantenerse reciclado. Yo estuve realizando preguntas sobre normas de lo más normalitas a conductores estándar de diez años de antigüedad y el resultado fue más que preocupante. Diré más: en el último examen de acceso al curso de profesores de formación vial realizado en Cataluña, un sencillísimo test del mismo nivel que un examen para el permiso B, aprobó una cuarta parte de los aspirantes que se presentaron. Por eso me sorprende que se considere que cualquier conductor puede desempeñar esa función. Tendemos a pensar que como nosotros somos responsables, todo el mundo podría serlo. Pero, ¿qué ocurre si el acompañante es un gañán de esos que nos encontramos a menudo por las carreteras?

    Por otro lado, estamos hablando de una conducción acompañada antes de obtener el permiso, en un coche sin doble mando y con una persona que quizá no haya visto nunca la calle desde el punto de vista del copiloto, sin experiencia alguna en explicar el cómo y el porqué de las cosas, y sin que necesariamente tenga ni puñetera idea de conducir. Basta con que no le hayan quitado puntos. Si criticamos el sistema de permiso por puntos, ¿tenemos que dar como bueno el sistema del acompañante basado en los puntos de su permiso? No lo entiendo.

    Y lo que me mata del todo es lo de las 20 prácticas. Cuando un alumno sube a examen, lo hace porque el profesor considera que la formación está completa, no porque lleve 15, 20 o 60 prácticas. Eso no funciona así, y parece mentira que lo hayan formulado de esa manera. El aprendizaje se evalúa por aprovechamiento, no por horas. ¿Qué quiere decir fijar 20 prácticas? Que al alumno que necesite 60 prácticas, que es precisamente quien necesita una mayor atención con el mejor de los formadores, lo ponemos a conducir por estos mundos de Dios sin ninguna garantía de seguridad. ¿Qué hará su padre cuando vayan a chocar contra un camión? ¿Tirar del freno de mano?

  • Lo que no me queda claro de esta nueva propuesta es la responsabilidad civil de quien supuestamente ocupa el doble mando. ¿O recae sobre el aspirante a conductor?

    Sobre las clases prácticas coincido plenamente con Josep (puedo hablar de casos que han necesitado de 74 clases para meter tercera… o casos de alumnos que tras chuparse 90 clases son incapaces de aprobar, tan siquiera a la séptima ocasión).

    Con todo ello, creo que es una medida ventajosa… tan ventajosa como el alumbrado de cruce permanente o las ciudades sin señales. Aunque en este país nos puede salir el tiro por la culata (y algún que otro coche para el desguace, sin contar con sus ocupantes, claro).