Una de vacas y experiencias varias

Vacas

Acabo de escuchar en las noticias que en el pueblo leonés de Balboa, situado en la comarca del Bierzo, se pretende construir lo que podríamos denominar un “carril vaca“. No hay que dar muchas más explicaciones pues funciona igual que un carril bici y su fin es separar la circulación de estos tranquilos animales del tráfico rodado.

Muchas de las vacas de allí, como explicaba uno de los vecinos, son mayoritariamente de pastos de montaña y no de cuadras por lo que no están acostumbrados a caminar con tráfico cerca y lógicamente se estresan. Y eso es malo, muy malo porque tanto la vaca como el turista que se dirige a su bonita casa de aldea acaban de mala leche.

Otra de los beneficios de este carril es que todos los excrementos que generan los animales durante su desplazamiento no quedarán desperdigados por la carretera, añadiendo un plus de seguridad para los usuarios de la vía. Alguna vez he pasado miedín cuando me he encontrado un par de pasteles en medio de una curva. Además, podrá ser utilizado por ciclistas y peatones con lo que estos también ganarán en seguridad.

Vacas

Siendo como soy de Asturias, por aquí estamos bastante acostumbrados a encontrarnos con animales en la calzada (nooo, de los que van con dos y cuatro ruedas hay en todos lados), aunque cada vez menos si no circulamos por núcleos rurales. El otro día, sin ir más lejos, me encontré con unas 30 o 40 cruzando la carretera de un pasto a otro y me sorprendió la buena señalización que estaban realizando los ganaderos.

El cruce se encuentra después de una curva en una carretera provincial con límite de 60 km/h. La curva es bastante cerrada pero antes de ella había un triángulo perfectamente situado en el arcén. Además, uno de los ganaderos portaba una señal de STOP para detener la circulación antes de la curva. Al otro lado, ya en recta, otra persona ejercía las mismas labores.

Así, todos los que circulamos pudimos detenernos en condiciones completas de seguridad y esperar tranquilamente viendo como estos animales tan curiosos (siempre hay alguna que se detiene y te mira con ojos brillantes) cruzaban de un lado a otro.

Y es que hay que intentar que estén tranquilas, sobre todo si son terneros de la raza que aquí denominamos “culona” con los que se hacen unos solomillos y unos entrecots que se te saltan los ojos de alegría. ¡Uf! Viendo la hora que es, mejor será que me vaya a cenar, ¿no?

Fotos | Freecat

  • ¿Peatones y ciclistas?
    ¿Por el carril vaca?

    Espero que esquiven las cacas vacunas a tiempo.

    Sobre todo los ciclistas.

    🙂